Condena tribunal europeo a Irlanda en caso de abusos sexuales

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenó hoy a Irlanda porque su sistema educativo no protegió suficientemente a una alumna de abusos sexuales cometidos en una escuela católica financiada por el Estado en la década de 1970.

Louise O'Keeffe llevó su caso ante el TEDH después de que el Tribunal Supremo de Irlanda dictaminó en 2009 que el Estado no era legalmente responsable por el abuso sexual que sufrió por parte del director de la escuela cuando ella era niña.

Según el veredicto de la corte europea, con sede en Estrasburgo (Francia), el Estado irlandés fue condenado a pagar 30 mil euros (casi 41 mil dólares) de multa por daño moral y material, así como otros 85 mil euros (unos 116 mil dólares) por los gastos derivados del proceso.

El TEDH, también denominado Tribunal de Estrasburgo, dictaminó que los derechos de O'Keeffe fueron violados conforme al artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos, que prohíbe los tratos inhumanos y degradantes.

La corte sentenció que la protección de los niños contra los malos tratos constituye una obligación inherente al Estado y que O'Keeffe no tuvo la oportunidad de que se reconociera esa responsabilidad en las jurisdicciones nacionales.

En este sentido, 11 de los 17 jueces del tribunal, que dictaron la sentencia, dieron la razón a Louise O'Keeffe, quien a la edad de nueve años fue objeto de repetidos abusos sexuales en 1973, cuando estudiaba en una escuela católica financiada por el Estado.

En sus diferentes veredictos, los tribunales irlandeses habían considerado que, pese a que el Estado pagaba a la iglesia por los colegios donde estudiaban la mayoría de los niños en aquel momento, no cometió ninguna negligencia.

El resultado del Tribunal de Estrasburgo podría allanar el camino a cientos de demandas contra el Estado irlandés por parte de personas que fueron víctimas de abusos sexuales en las escuelas.

El director de la escuela que abusó de O'Keeffe también fue denunciado por otros alumnos y está condenado en su país por 386 abusos cometidos contra 21 estudiantes.