Cenaprece asegura que se redujo incidencia de lepra en el país

El representante del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), Antonio García de León Farías, aseguró que durante 2013 se logró reducir la incidencia de lepra en el país a sólo 191 casos.

Durante el Simposio del Día Mundial Contra la Lepra celebrado aquí, el especialista indicó que los estados más afectados son Sinaloa, Michoacán, Jalisco, Guerrero y Nayarit, y recordó que en 1989 se presentaron más de 16 mil casos.

Indicó que en Baja California, se tiene el registro de dos pacientes en los últimos dos años, uno de ellos ya concluyó el tratamiento de forma exitosa y el otro se encuentra actualmente recibiendo los medicamentos y bajo observación médica.

Sin embargo, en América Latina países como Argentina, Brasil, Cuba, Colombia, Ecuador y México continúan registrando más de 100 casos al año, a quienes la Organización Mundial de la Salud apoya con medicamento para quienes padecen este mal.

Reiteró que se trata de una enfermedad cuya prevalencia ha disminuido de manera considerable a nivel nacional, por lo que se han implementado protocolos para disminuir la cadena de transmisión y fortalecer la promoción de la salud.

Indicó que actualmente se trabaja en erradicar la discriminación contra quienes padecen la enfermedad y ello constituye el lema de la campaña anual contra la lepra, padecimiento que, aseguró, es completamente curable.

El representante nacional de Cenaprece mencionó que la lepra es una enfermedad infectocontagiosa crónica causada por una bacteria que afecta principalmente la piel y los nervios periféricos, y se transmite a través del contacto prolongado y cercano.

Manifestó que por esa razón se deben de llevar a cabo estudios a todas las personas cercanas a quienes puedan padecerla.

Aclaró que el tratamiento no tiene costo, y sólo se requiere acudir al Centro de Salud más cercano ante los primeros síntomas.

Explicó que las principales manifestaciones son manchas en la piel de color más claro, estas zonas están adormecidas y se pierde toda sensibilidad al dolor, al calor o frío, "además de que la piel en esa área no suda, se seca y puede rajarse o agrietarse".