Ordena nuevo presidente hondureño despliegue de policías y militares

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández, quien hoy asumió el poder (2014-2018), ordenó que nuevas fuerzas de policías y militares salgan a las calles para combatir el narcotráfico, robo de vehículos, extorsiones y otros delitos.

En su discurso de toma de posesión, Hernández dijo que ordenaba a partir de ese momento la salida a las calles de la fuerza de la Policía Militar del Orden Público (MOP), integrada por cinco mil efectivos, como parte de sus promesas de campaña.

Hernández se comprometió a combatir la delincuencia común y organizada.

En la aprobación de la Policía Militar, el Congreso Nacional reformó la Constitución para darle rango constitucional.

Hernández, de 45 años de edad, es abogado de profesión, y como parte de su educación media se graduó con el grado de subteniente de reserva en la rama de infantería en el Liceo Militar del Norte, de la ciudad de San Pedro Sula.

Este lunes también salió a las calles de Tegucigalpa y de la norteña ciudad de San Pedro Sula la fuerza policial Tigres, creada por el Congreso Nacional en octubre pasado, con la finalidad de realizar operativos combinados para combatir diversos delitos.

Los integrantes de la Policía Militar salieron este día a las calles de Tegucigalpa, con uniformes de fatiga para las fuerzas especiales y pasamontañas negros, transportándose en camiones militares.

A ello se suma que la Casa Presidencial fue militarizada debido a que el actual presidente se trasladó a ese lugar con las diferentes delegaciones internacionales que llegaron a la ceremonia del traspaso presidencial.