Desaceleración de Brasil, moderado riesgo para América Latina

El bajo crecimiento económico de Brasil en los últimos años tiene implicaciones limitadas en las economías y la calidad crediticia de otros países de Latinoamérica, señala Moody's Investors Service.

La calificadora internacional de riesgo crediticio precisa que el posible "contagio de la desaceleración" de Brasil será limitado, ya que son pocos los países con fuertes lazos económicos con esa nación, y estas relaciones son en su mayoría de carácter comercial.

En un nuevo reporte, apunta que dentro de la región, sólo cuatro países están particularmente expuestos: Paraguay, Bolivia, Argentina y Uruguay.

La evaluadora señaló que una mayor apertura económica -el alcance de la actividad económica que involucra importaciones y exportaciones- aumenta la exposición de un país a choques comerciales.

Entre los países con exposición a Brasil y con un nivel de apertura económica relativamente alto se encuentran Paraguay y Bolivia, seguidos por Uruguay y Argentina.

"Desde una perspectiva crediticia, la importancia de bajo crecimiento económico en Brasil para los países que identificamos como más vulnerables dependerá de cuán débiles o robustas sean sus perspectivas de crecimiento", dijo el analista de Moody's y autor del reporte, Jaime Reusche.

Por ejemplo, dijo, dado que la tasa de crecimiento de Argentina ha caído a aproximadamente 2.0 y 3.0 por ciento desde un promedio de 8.4 por ciento durante el periodo 2004-2008, el débil desempeño de Brasil podría afectar negativamente una dinámica de crecimiento ya debilitada.

En el caso de Uruguay, que tras haber registrado un crecimiento promedio de 6.0 por ciento entre 2004 y 2011 apunta a una tasa anual más en línea con un crecimiento potencial de aproximadamente 4.0 por ciento, la desaceleración de Brasil sólo reforzaría la tendencia ya existente de moderación en este comportamiento, estima.

En Bolivia y Paraguay, un desempeño económico relativamente robusto a pesar del débil crecimiento en Brasil, forman la base de la opinión de Moody's que choques comerciales provenientes de este último país no ocasionarán necesariamente un ajuste abrupto en su dinámica de crecimiento.