Lamenta el Papa indiferencia mediática a sacerdotes "santos"

El Papa Francisco lamentó hoy que no sean noticia ni atraigan la atención de la prensa los buenos sacerdotes, verdaderos "santos", mientras aquellos que fallan acaparan un gran espacio en los medios.

En el sermón de su misa privada, que presidió en la capilla de su residencia vaticana -la Casa Santa Marta-, aseguró que son tantos los párrocos anónimos que dan la fuerza de la fe, del amor y de la esperanza a la gente.

"Pero padre, he leído en un periódico que un obispo ha hecho tal cosa o que un sacerdote ha hecho no se qué! Y sí, también yo lo he leído, pero, dime, ¿en los periódicos vienen las noticias de lo que han hecho muchos sacerdotes (buenos)?", reflexionó.

"Esto no es noticia. Es lo de siempre, hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece", indicó.

El papa consideró que "nos hará bien pensar en nuestros obispos y en nuestros sacerdotes valientes, santos, buenos, fieles, y rezar por ellos, gracias a ellos, hoy nosotros estamos aquí".

Jorge Mario Bergoglio aseguró que tanto los sacerdotes como los obispos son "ungidos", que no fueron elegidos sólo para llevar adelante una organización, que se llama Iglesia particular.

Reconoció que todos ellos son pecadores, pero eso no les quita su calidad de "ungidos", es decir que fueron elegidos para actuar en nombre de Cristo y no porque hayan sido votados por la mayoría.

"En esta unción una Iglesia particular tiene su fuerza", agregó.

Según el pontífice, no se entiende y no se puede explicar que las parroquias o las diócesis sigan adelante sólo con las fuerzas humanas, necesitan siempre de "un ungido" que las conduzca y les ayude a crecer.

"Y nosotros, en la historia, conocemos un mínima parte, pero cuántos obispos santos, cuántos sacerdotes, cuántos sacerdotes santos que han dejado sus vidas al servicio de la Iglesia", insistió.