Urge la FAO a ayudar a productores de coco en Filipinas

Los productores de coco en Filipinas necesitan ayuda con urgencia para restablecer sus medios de subsistencia, a tres meses de que el tifón Haiyan azotó el país, llamó hoy la FAO.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) recordó en un comunicado que el tifón derribó millones de árboles cuando tocó tierra en noviembre pasado.

Indicó que una de las zonas más afectadas fue Visayas Oriental, la segunda región productora de cocos más grande del país, donde unos 33 millones de cocoteros resultaron dañados o destruidos y más de un millón de agricultores dedicados a su cultivo se vieron afectados.

La Autoridad Filipina del Coco calculó por su parte pérdidas en unos 396 millones de dólares.

"Los agricultores están replantando, pero lo que agrava la situación es que los nuevos cocoteros necesitan entre seis y ocho años para alcanzar la madurez y volver a la plena producción", explicó el representante de la FAO en Filipinas, Rajendra Aryal.

"Es muy importante desarrollar fuentes alternativas de ingresos para esos pequeños agricultores, hasta que sus cocoteros sean productivos de nuevo", afirmó.

Aryal agregó que "la diversificación y el intercalado de cultivos puede ofrecer un acceso clave a insumos y permitir restablecer la autosuficiencia, creando resiliencia en las comunidades".

Según la FAO, los cocos son uno de los cultivos más importantes de Filipinas, este país es el segundo mayor productor en el mundo de esa fruta, con el 26.6 por ciento de la producción mundial.

Enfatizó que la devastación repercutió en toda la cadena de valor, afectó a la población implicada en ella directa o indirectamente, desde propietarios, trabajadores y comerciantes, a la dedicada al transporte y la logística.

La FAO hizo un llamado para conseguir 38 millones de dólares destinados a apoyar a más de 128 mil familias gravemente afectadas en Filipinas, y hasta el momento ha recibido sólo 12 millones de dólares.

La Organización proporcionó a unas 44 mil familias de agricultores, las más afectadas, semillas de arroz y fertilizantes a tiempo para la temporada de siembra de diciembre y enero.

Se estima lograr una cosecha suficiente para alimentar a alrededor de 800 mil personas durante un año.

El tifón Haiyan golpeó la región central de Filipinas el 8 de noviembre de 2013, provocando la muerte de más de seis mil personas y afectando a otros 14 millones, además de causar daños a cerca de 600 mil hectáreas de tierras de cultivo.