Con recital Armando Merino rendirá homenaje a Ricardo Castro

Piezas del destacado compositor mexicano Ricardo Castro, tales como el "Vals amoroso" y el "Vals capricho", será interpretadas por el pianistas Armando Merino en el concierto homenaje que le rendirá al llamado el último romántico del Porfiriato, en el 150 aniversario de su natalicio.

Entrevistado por Notimex sobre esta presentación, a realizarse en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes el 7 de febrero, día que se recuerda al músico mexicano, Merino dijo ser un fiel seguidor y admirador de la obra de Castro, por lo que ha dedicado varios años a su recuperación y ensayo.

"Ricardo Castro (1864-107) no sólo fue el compositor más importante del siglo XIX, sino que además se trata del más destacado pianista del país" destacó.

Considerado el último romántico del Porfiriato, subrayó, Castro fue el único mexicano que se atrevió a cambiar el paradigma musical de la época, pues ahondó en estructuras melodiosas de mayor complejidad que la de la música de salón.

Asimismo, rememoró, que el homenajeado fundó en 1882 la Sociedad Filarmónica Mexicana, a través de la cual dio a conocer en el país las obras de grandes maestros europeos.

No obstante, "su música se olvidó debido a que sus partituras dejaron de editarse, ya que era su hermano el que lo hacía, y se volvió más difícil el encontrar sus composiciones, que ya de por sí conllevan una gran complejidad en su partitura", aseguró Merino.

El pianista recordó que en la época de Castro, los revolucionarios no consideraron su música digna de interpretarse, por lo que fue hasta la década de los 90 que comenzó a rescatarse. Sin embargo, muchas de sus obras aún permanecen sin interpretarse.

Armando Merino, considerado uno de los grandes pianistas contemporáneos en el país, logró recuperar en 2007 muchas de sus piezas en un disco y actualmente tiene preparadas algunas obras que no se han interpretado en más de 100 años, entre ellas los dos "Nocturnos".

"La música no está impresa, pero yo he investigado y he tenido la fortuna de conseguirla, principalmente a través de su familia, y al conmemorarse los 150 años me dedique más a ensayar", continuó.

La música de Ricardo Castro, además de reflejar el ambiente de la época del Porfiriato, "comparte los ideales con el movimiento Art Nouveau de Francia, una energía suave, amorosa, amable, delicada y seductora" refirió el pianista.

Merino aseguró que a lo largo del año continuará interpretando las obras de Castro, con el objetivo de perpetuar y difundir su música como "un tesoro nacional".