Economía tema central en discurso de Obama sobre estado de nación

La economía será tema central del quinto informe sobre el estado de la nación que el presidente Barack Obama dirigirá este martes y donde reafirmará su determinación de hacer este el año de acción de su segundo término presidencial.

Aunque algunos indicadores apuntan que la economía está ganando tracción, ésta muestra todavía flancos débiles sobre todo en el frente laboral, donde el nivel de desempleo se mantiene alto y la generación de empleos continúa siendo errática.

Su tarea enfrentará la persistente resistencia de los republicanos en el Congreso, quienes han desechado la mayoría de las iniciativas que el mandatario ha buscado empujar como programas de estímulo, el alza de salario mínimo y el seguro de desempleo de largo plazo.

Además, el bajo índice de aprobación que registra le restará el necesario respaldo público que requiere para ejercer presión sobre estos, aunque el mandatario se ha mostrado confiado de que podrá establecer puentes de entendimiento en algunas áreas.

Pese a este escenario, Dan Pfieffer, uno de los principales asesores del mandatario, dijo que el discurso tendrá un tono "optimista" de cara a los logros alcanzados desde que Obama asumió el poder en 2009.

"Cinco años después que el presidente heredó la peor crisis económica desde la gran depresión, nuestros negocios han creado más de ocho millones de nuevos empleos en los pasados 46 meses y están posicionados para crear más", dijo.

En un correo electrónico dirigido a simpatizantes del mandatario, Pfieffer dijo que el jefe de Estado presentará su plan de acción para afianzar estos avances y ampliar las oportunidades de la clase media.

"La noche del martes el presidente presentará una serie de propuestas concretas, reales y prácticas para hacer crecer la economía, fortalecer la clase media y empoderar a todos aquellos que espera se sumen a este esfuerzo", dijo.

Pfeiffer dijo que el discurso ante una sesión bicameral del Congreso se resumirá en tres palabras: oportunidades, acción y optimismo.

Se anticipa que el mandatario abordará otros temas domésticos como la Ley de Asequible Salud, la reforma migratoria y los programas contra el terrorismo, en adición a los de política exterior como el retiro de las tropas estadunidenses de Afganistán y las negociaciones con Irán sobre su programa nuclear.

El asesor adelantó que una semana después del informe Obama visitará Maryland, Ohio, Wisconsin y Tennesse para llevar personalmente su mensaje sobre la agenda económica.

Buscar empatía con los estadunidenses para empujar su agenda doméstica empero no será fácil para el mandatario, quien ha visto caer de manera sostenida el nivel de aprobación sobre su gestión al frente de la Casa Blanca.

Una de las más recientes encuestas de opinión reveló que Obama tuvo un promedio de popularidad de 45.8 por ciento en los primeros cinco años de su presidencia, similar al de su antecesor George W. Bush.

Obama, quien tuvo un nivel de aceptación de 57.2 por ciento durante su primer año de gobierno, se ubica ahora por debajo del nivel que registraron Bill Clinton, Ronald Reagan y Dwight Eisenhower en su quinto año de gobierno.