Alertan sobre uso de Ecuador para movilizar droga al exterior

Ecuador inmovilizó seis avionetas al servicio del narcotráfico en los últimos veinte meses, lo que confirmaría el uso de este país para movilizar droga a Centroamérica y México, informó hoy el diario El Universo.

En su portal digital, el periódico ecuatoriano sostuvo que para el tráfico de narcóticos, se estarían usando aeronaves con capacidad de combustible para "cubrir periplos sin escala desde Chiapas, México, hasta la costa ecuatoriana".

"Sobrevuelan bajo, casi a ras de la superficie, con dos tripulantes que dirigen la nave acondicionada para tener mayor capacidad de combustible y así atravesar más distancias", con el fin de evitar ser detectadas por los radares, subrayó.

Precisó que la información se recopila de la revisión de dos de los procesos emprendidos tras el hallazgo de seis de estas avionetas desde mayo de 2012 y entrevistas con policías de la Unidad Antinarcóticos de Ecuador.

Recordó que la última incautación se dio el 14 de enero pasado, en la comuna Ayangue, en Santa Elena, donde sus dos tripulantes se vieron obligados a aterrizar en el lugar para proveerse de combustible, de acuerdo con la Policía.

"El plan de la organización delictiva, según las autoridades, era sobrevolar de Guatemala a una piladora de Puerto Inca del cantón Naranjal (Guayas), donde recogerían la droga que se trasladaría a México", indicó el diario.

En ese procedimiento, las autoridades ecuatorianas realizaron entonces operativos simultáneos durante los cuales se decomisaron 375 kilogramos de cocaína y se capturaron 11 personas, dos de ellas de nacionalidad mexicana.

De las otras cinco naves decomisadas, al menos tres fueron detectadas por situaciones fortuitas en las que sus tripulantes debieron abandonar la nave, recordó el informe.

"Las evidencias de los casos reflejan que las avionetas son usadas para ingresar el dinero que se usa en el lavado de activos y para el traslado de hasta 500 kilogramos de droga", de acuerdo con la investigación realizada.

El periódico agregó que los aparatos sobrevuelan el Océano Pacífico a baja altura, lo más alejados de las costas continentales, para evitar los radares estadunidenses instalados en Colombia, antes de entrar a Ecuador.