Critica diputado opositor la política económica de Venezuela

La deshonesta política económica del gobierno de Venezuela es la causa de la crisis de inflación y escasez que experimenta el país sudamericano a pesar de su riqueza petrolera, aseguró hoy el diputado opositor Carlos Berrizbeitia.

"El gobierno si fuese de verdad honesto con el país debería reconocer que fracasó la política económica, y un ejemplo muy claro, es que el salario mínimo en Venezuela son 50 dólares, multiplicado por el cambio negro", aunque al precio oficial son casi 450 dólares.

Berrizbeitia lamentó que, en medio de la bonanza petrolera que ha vivido el mercado internacional en los últimos años, algo que es el resultado "del fracaso en estos 15 años de gobierno", desde la llegada de la "revolución bolivariana" en 1999.

El vicepresidente del área Económica de Venezuela, Rafael Ramírez, anunció esta semana medidas de "ajuste" en el sistema cambiario que desde 2003 está regido por un control de cambios que mantiene el precio del "dólar de la república" a 6.30 bolívares.

Ramírez indicó que a partir de ahora este precio se mantendrá para artículos "esenciales" como medicinas y alimentos, mientras los "no esenciales" pasarán a ser manejados por subastas que fluctuarán sobre un precio base de 11.30 bolívares por dólar.

El legislador por el central estado Carabobo tildó la medida como una "devaluación" que es el resultado de las políticas de controles y expropiaciones que han alejado la inversión extranjera de Venezuela, país que experimentará un año económico y social complicado.

"Al no reconocer el fracaso de la política económica no pueden resolver los problemas, vienen tiempos muy difíciles, se habla de inflación que puede superar el 70 por ciento y la inseguridad puede incrementarse por todo lo que es el problema económico", insistió Berrizbeitia.

El integrante del opositor partido Proyecto Venezuela (PV) advirtió que "este gobierno no va a tener la salida ni económica ni social a la crisis", por lo que la oposición se movilizará para buscar una cambio de gobierno "constitucional".