Descubre mexicano Federico Bermúdez Rattoni "La huella de la memoria"

Con su reciente descubrimiento, denominado "La huella de la memoria", el investigador mexicano Federico Bermúdez Rattoni logró desmitificar que las memorias son estáticas, como se creía hasta ahora.

Bermúdez Rattoni, considerado el investigador más importante en neurobiología de la memoria en el país, llegó a este resultado que abre una de las puertas al universo del cerebro humano, luego de más de 30 años de estudios.

El también médico y psicólogo explicó que hasta hace poco tiempo se consideraba que una vez que un individuo aprendía algo o adquiría cierto tipo de información, esta se mantenía estática.

Sin embargo, agregó, en recientes estudios se ha observado que en los procesos a nivel molecular hay un periodo en el tiempo en el cual las memorias ya adquiridas, ya consolidadas, pueden ser modificadas todavía.

"Las memorias hay que ejercitarlas, hay que mantenerlas para que se estén manteniendo extendidas, si no también se van agotando y se van olvidando", indicó Bermúdez Rattoni.

Producto de sus investigaciones, el estudioso obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2013, por su contribución en la comprensión de los mecanismos moleculares de la plasticidad cerebral y la memoria.

Al respecto, el investigador expresó que este tipo de galardones representan una recompensa a la labor que se ha desarrollado en el laboratorio por tantos años, lo cual resulta un halago.

Bermúdez Rattoni manifestó que el punto en el que hoy se encuentra a nivel profesional ha sido producto de un proceso de varios años de grandes esfuerzos, el cual comenzó desde que era muy joven.

"Igual que todos no tenía idea de que estudiaría, me decidí finalmente por medicina, pero no pensé que terminaría estudiando el cerebro. Es como un camino en el cual uno se va sintiendo a gusto y es más agradable que otros", dijo.

Destacó que actualmente una de sus mayores satisfacciones es ver cómo su laboratorio se ha convertido en un semillero de investigadores, donde los jóvenes tienen la libertad para desarrollar sus propias ideas, sin rebasar los límites del quehacer diario.

Al abrir las puertas de su espacio de trabajo, Bermúdez Rattoni contribuye al crecimiento de nuevas generaciones, como algunos de sus jóvenes colaboradores quienes ya cuentan con su propio laboratorio en México e incluso en otras partes del mundo.