Crece choque entre Correa y médicos ecuatorianos por código Penal

El choque entre el presidente de Ecuador, Rafael Correa, y los médicos del sector salud que amenazan con renunciar si se penaliza la mala práctica profesional creció tras el anuncio del mandatario de acudir a especialistas extranjeros.

El gremio mantuvo este sábado su posición de retirarse de sus puestos de trabajo, pese a la advertencia del jefe de Estado de contratar 750 médicos de países "amigos" que quieren venir a trabajar a Ecuador por los avances en el sector.

"Somos el gobierno que más ha dialogado con los médicos y el que más se ha preocupado por ellos, pero si insisten en su posición, tenemos dispuestos 750 médicos de países amigos para paliar una posible crisis en el sector", advirtió Correa.

El presidente ecuatoriano recordó, durante una plática con periodistas efectuada el viernes, que la norma que regula la mala práctica médica ya existía en el anterior Código Penal y que el nuevo especifica los casos puntuales en los que ésta se debe sancionar.

La asociación que agrupa a los especialistas de la salud en Ecuador considera que la norma en la cual se sancionan los errores que pudieran cometerse en el ejercicio de la profesión, los perjudica por el riesgo que implica su labor.

Para presionar una revisión al texto, los médicos comenzaron a renunciar de manera gradual, y según el presidente de la Federación Médica Ecuatoriana, Alberto Narváez, las dimisiones podrían superar el millar este lunes.

Correa advirtió el viernes que si las renuncias continúan, se tendrá que buscar especialistas en cualquier parte del mundo, "pero no vamos a ceder a las amenazas y presiones de ningún sector".

Pese a la postura de Correa, el gremio se declaró listo a dialogar con el mandatario ecuatoriano, para buscar una salida al problema, que según dijo, se podría profundizar en los próximos días con la renuncia de más especialistas de la salud.