Esperan chilenos con incertidumbre y preocupación fallo de La Haya

En Chile se espera con cierta incertidumbre de la opinión pública y expectación no exenta de preocupación en los círculos políticos, el fallo de La Haya sobre el diferendo limítrofe marítimo planteado por Perú.

El gobierno ha dispuesto medidas especiales de seguridad para prevenir eventuales agresiones o provocaciones contra la población inmigrante peruana residente, ante un eventual escenario de que el veredicto de la Corte sea desfavorable a la posición oficial chilena.

En Chile viven unos 200 mil peruanos, particularmente en la zona norte -las regiones de Tarapacá, Antofagasta y la fronteriza Arica y Parinacota-, y en Santiago y Valparaíso, los que trabajan principalmente en la construcción y en el servicio doméstico.

Particular atención tiene prevista la policía de Carabineros en torno a restaurantes y bares de propiedad de empresarios peruanos, y sectores poblaciones en sectores populares donde se concentra los ciudadanos de esa nacionalidad.

Junto a los llamados de las autoridades a evitar incidentes y confrontaciones con los ciudadanos peruanos que residen en Chile, los trabajadores de la construcción chilenos, condenaron cualquier "postura chauvinista y patriotera de algunos sectores".

En una declaración pública el Sindicato Nacional Empresa Consorcio Construcción RSN, que construye el edificio "Moneda Bicentenario, a un costado del presidencial Palacio de La Moneda, manifestó "que los trabajadores peruanos y chilenos somos una fuerza amante de la paz".

En la obra mencionada trabajan decenas de obreros peruanos, indicó a Notimex el presidente del sindicato, Sergio Troncoso, en el curso de una manifestación por la paz realizada en la Plaza de la Constitución, frente a La Moneda.

El próximo lunes, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y su Consejo de Ministros escucharán el fallo en La Moneda, ocasión para la cual se ha invitado a los jefes de partidos y a las Comisiones de Relaciones Exteriores del Congreso Nacional.

Posteriormente se espera una evaluación oficial que dará a Conocer al país el presidente Sebastián Piñera.

Una situación especialmente delicada se espera en la zona norte del país, particularmente en Arica, donde los sindicatos de trabajadores pesqueros preparan una "manifestación pacífica" para después de conocer el fallo.

Los más de tres mil pescadores artesanales de Arica podrían verse afectados por el fallo, si se resta espacio marítimo donde habitualmente desarrollan su trabajo, lo que agravaría su actual situación de incertidumbre por la baja en la actividad.

Este viernes 24 se reunieron en Arica los jefes policiales, el jefe de la XV Zona de Carabineros de Chile, general Alberto Etcheverry y el jefe de la Dirección Territorial de la Policía Nacional de Perú, en Tacna, coronel Enrique Blanco.

De acuerdo a declaraciones de Etcheverry, se conocieron "los cursos de acción que vamos a adoptar en caso que se produzca algún incidente".

En particular indicó que se acordaron algunos "puntos de refuerzo" en torno al Hito Uno, de la frontera común, que fue objeto este viernes de una manifestación por parte de un ciudadano peruano.

El jefe policial peruano declaró que "a veces las personas no miden lo que hacen y nos pueden causar problemas".

Por otro lado, el presidente Sebastián Piñera, según consigna este sábado el diario La Tercera, declaró que "existe total normalidad" en la zona fronteriza.

"Desde el punto de vista militar y de otras ramas de las Fuerzas Armadas hay total normalidad, y así lo hemos establecido con mucha claridad con los comandantes en jefe", aseguró el mandatario.

Por su parte, el mismo periódico destaca en una crónica con el título de "Patrullando en el límite con Perú", que la Armada controla el espacio marítimo hasta el paralelo 18 grados, dos minutos tres segundos, límite marítimo que Perú desconoce en su reclamo ante La Haya.

Consultado por el cronista sobre como afectaría su labor de patrullaje la posible definición de un nuevo límite, el jefe de la patrullera tipo "Arcángel", sargento primero Jorge Mansilla dice que "influiría en la forma en donde podríamos seguir fiscalizando".