Considera Ucrania "inútiles" los esfuerzos para solucionar crisis

El ministro del Interior de Ucrania, Vitali Zajarchenko, declaró que son "inútiles" los intentos de solucionar de manera pacífica la crisis en Kiev, luego que este sábado estallaron una vez más los enfrentamientos en la capital.

"Los acontecimientos de los últimos días en Kiev muestran que nuestros intentos de resolver el conflicto pacíficamente, sin recurrir a la fuerza, son inútiles", indicó el ministro en un comunicado publicado en la página de Internet de la dependencia.

"Lanzan piedras y cócteles molotov contra los policías que no usan la fuerza porque las autoridades y la oposición siguen negociando. También incendiaron un edificio", señaló el ministro al agregar que los líderes opositores ya no pueden detener a los radicales.

Añadió que los radicales asesinaron a uno y secuestraron a tres policías. Uno fue liberado, gravemente herido, y dos aún se encuentran en las manos de los manifestantes, que por su parte rechazan tener retenidos a los funcionarios de seguridad.

Según Zajarchenko, la policía de Ucrania dispone de información acerca de que los radicales están acumulando armas de fuego

Manifestantes antigubernamentales irrumpieron por otra parte en el Ministerio de Energía de Ucrania, en la capital, Kiev, lo que pone en peligro una frágil tregua acordada el jueves pasado.

Los manifestantes tomaron al menos el primer piso del edificio, acción que ha sido calificada por los funcionarios como un acto de terrorismo, reportó la BBC, el canal de noticias de la televisión pública británica.

En la madrugada del sábado, hubo enfrentamientos esporádicos en Kiev. Los manifestantes lanzaron piedras y bombas molotov a las fuerzas de seguridad, mientras que éstas respondieron con gases lacrimógenos.

Los manifestantes se apoderaron este sábado de edificios de administraciones estatales en ocho regiones: Kiev, Zhitomir, Jmelnitski, Rivne, Ternopil, Chernivtsi, Ivano-Frankivsk y Lviv.

Además, irrumpieron en la administración de la región de Vinnytsia, están bajo asedio las administraciones de Transcarpacia y Volyn.

El presidente, Viktor Yanukovych, prometió ayer viernes un cambio en su gabinete y ofreció concesiones para intentar ponerle fin a la crisis que sacude el país desde hace varias semanas, sin embargo, el lider opositor, Vitaly Klitschko, pidió su renuncia para frenar las movilizaciones.

La violencia alcanzó esta semana el nivel más alto desde que empezaron las protestas en noviembre ante la negativa del país de firmar un acuerdo para estrechar los lazos con la Unión Europea y a cambio, favorecer sus lazos con Rusia.