Denuncia Berlusconi "odioso ensañamiento judicial" en su contra

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi denunció hoy un "odioso ensañamiento judicial" en su contra, luego de que la víspera la fiscalía de Milán confirmó que es indagado por corrupción de testigos del llamado "proceso Ruby".

"Entre mayor es mi compromiso a favor del país, más incesante y odioso prosigue el ensañamiento judicial en mi contra", sostuvo el ex primer ministro en un comunicado.

"Una vez más reitero que no por esto finalizará la contribución que pretendo ofrecer para dar a Italia las instituciones que le permitan obtener finalmente una verdadera gobernabilidad", agregó.

Asimismo, se dijo seguro de que "un día" será plenamente reconocida su inocencia "gracias a jueces conscientes y carentes de animosidad política" en su contra.

Entonces, "los italianos podrán comprender la barbarie judicial en la que Italia ha caído", añadió.

Insistió en que "el ensañamiento y la barbarie judicial han causado "una degeneración de los principios del derecho" y "una humillación y un dolor difícilmente imaginable para quien no enfrenta acusaciones tan injustas e infundadas".

La víspera, la fiscalía de Milán informó que Berlusconi, dos de sus abogados y otras 42 personas, entre ellas varias mujeres que asistían a sus fiestas, son indagados por presunta falsedad de declaraciones durante el llamado "proceso Ruby".

Según la hipótesis de los fiscales, el ex primer ministro italiano, con la complicidad de sus abogados, habría pagado por el silencio de los testigos de ese juicio.

En junio pasado, Berlusconi fue sentenciado (en primera instancia) a siete años de cárcel y la inhabilitación perpetua por los cargos de concusión (abuso de poder) y prostitución de menor.

Una de las indagadas es la marroquí Karima El Mahroug, alias "Ruby", a quien -según los jueces- Il Cavaliere pagó a cambio de sexo cuando era menor de edad, además de haber presionado a la policía de Milán para que la liberara, luego de detenerla por robo en mayo de 2010.

El propio ex primer ministro reconoció que mantenía a decenas de chicas que comparecieron como testigos en el proceso, bajo el argumento de que habían perdido sus empleos por culpa de los jueces y los periodistas.

Pero según versiones periodísticas, Berlusconi suspendió recientemente esos pagos por consejo de sus abogados, que le advirtieron que podría ser arrestado por reiteración del delito de soborno.

La indagación anunciada por la fiscalía precede la apertura de un juicio formal contra los imputados, que será el enésimo contra Berlusconi, líder del derechista partido Forza Italia.