Retrató Artemio del Valle Arizpe diversos ámbitos sociales de México

Por su amplia gama de estilos y destacada pluma, Artemio del Valle Arizpe, quien recreó como ninguno de su época la vida de los distintos ámbitos sociales de México, es considerado el pilar de la literatura mexicana del siglo XX.

Entre las cualidades literarias de Del Valle Arizpe, de quien se conmemorará su 130 natalicio, destacan: la descripción sencilla, la narración propia de las leyendas, la crónica de lo diario e inmediato y el relato de prosa ágil, de acuerdo con su perfil publicado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

A decir de la crítica especializada, su obra ensayística pertenece a la corriente literaria del Colonialismo, que nace como consecuencia del movimiento armado y del espíritu colonialista de la Revolución.

Artemio de Valle Arizpe nació el 25 de enero de 1884 en Saltillo, Coahuila. Se graduó como abogado de la Escuela Nacional de Jurisprudencia, en su ciudad natal.

De 1910 a 1912 fue diputado del Congreso de la Unión, representando el distrito de Comitán de las Flores, Chiapas, y después ingresó al servicio diplomático como secretario en las delegaciones de México en España, Bélgica y Holanda.

Paralelo a su labor diplomática se dedicó a la literatura, siendo la novela "Ejemplo", en la que plasma el pasado de México, a través de la reconstrucción histórica, su primera obra publicada.

En España formó parte de la Comisión de Investigaciones y Estudios Históricos, ahí tuvo acceso al Archivo de Indias y tras este contacto despertó su interés por la época colonial.

Tras viajar por Italia, Francia, Alemania e Inglaterra, regresó a México para desempeñarse como secretario de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Además de ser nombrado, en 1924, socio miembro de la Academia Mexicana de la lengua (AML), en 1937 fue designado Cronista Oficial de la Ciudad de México.

Su actividad como historiador lo llevó a ser miembro de las Academias de Historia de Colombia y de Ecuador.

Entre su extensa obra, compuesta por más de medio centenar de libros, muchos de los cuales son la recopilación de los artículos que publicó en la prensa, destacan: "Vidas milagrosas" (1921), "La muy noble y leal Ciudad de México, según relatos de antaño y hogaño" (1924), "Del tiempo pasado" (1932), "Amores y picardías" (1932) y "Virreyes y virreinas de la Nueva España" (1933).

Además de "Historias de vivos y muertos. Leyendas, tradiciones y sucedidos del México virreinal" (1936), "El Palacio Nacional de México" (1936), "Por la vieja Calzada de Tlacopan" (1937), "Cuentos del México antiguo" (1939), "Cuadros de México" (1943), "La Güera Rodríguez" (1949), "Personajes de historia y leyenda" (1953), "De la Nueva España" (1954) y "Memorias" (1960), entre otras.

Si Del Valle Arizpe, quien falleció el 15 de noviembre de 1961, "viera la actual Ciudad de México, intentaría caminar por las calles de esta ciudad, de entenderla y sería un buen cronista de esta noble y leal ciudad de México", consideró Mauricio Carrera, Premio Nacional de Novela "Jorge Ibargüengoitia" en 2002, según la fuente.

Pese a la pérdida de Del Valle Arizpe, parte de sus ideas pueden escucharse en la última de sus entrevistas, concedida a Emmanuel Carballo, a través del portal de Internet "descargacultura.unam.mx".