Reserva de la Biosfera de los Tuxtlas, parada de aves migratorias

Más de 200 especies de aves provenientes de Norteamérica arriban cada año durante el mes de julio a la Reserva de la biosfera de los Tuxtlas, en el sur de Veracruz, donde pasan el invierno y recargan...

Más de 200 especies de aves provenientes de Norteamérica arriban cada año durante el mes de julio a la Reserva de la biosfera de los Tuxtlas, en el sur de Veracruz, donde pasan el invierno y recargan energías para su viaje de regreso en abril a sus lugares de origen.

Ubicada entre nueve comunidades veracruzanas, esta selva tropical ha sido el espacio ideal al que aves migratorias provenientes de Estados Unidos y Canadá acuden en busca de alimento y un clima agradable para alejarse del invierno que se vive en sus hábitats.

En entrevista con Notimex, la bióloga y encargada de la Estación de Biología Tropical de “Los Tuxtlas” de la UNAM, Rosamond Ione Coates, señaló que una de las principales razones por la que estas aves vienen a la región es por la variedad de alimento que encuentran.

“Vienen aquí a pasar el invierno y es que en sus tierras de origen en el momento de la reproducción, el clima es muy frío por lo que hay escasez de alimento y aquí encuentran suficiente como frutos, semillas o invertebrados, a fin de acumular la grasa necesaria para hacer el vuelo de regreso en la primavera a Norteamérica” enfatizó.

Aves acuáticas como patos y garzas se encuentran entre los ejemplares migratorios que se pueden apreciar en esta región, además de algunas especies de aves paseriformes (más conocidas como pájaros), que se caracterizan por sus canticos y elaborados nidos.

“Generalmente nos empiezan a llegar a finales de julio y están aquí hasta mediados de abril, ahorita marzo y abril son los meses fuertes en que encontramos las parvadas de estas aves, porque muchas paran aquí y continúan su trayecto hacia Sudamérica”, apuntó la bióloga.

Además de las aves migratorias, esta Reserva de la Biosfera posee una amplia variedad de otras especies nativas de la región, como pericos, tucanes, trogones y otras aves más pequeñas, como las papamoscas y las tangaras, sumando así más de 500 especies de aves que se encuentran en el lugar.

En los últimos años, especies como tucanes, águilas y pericos han visto disminuida su población, debido al atractivo de sus plumajes que incentivan su venta, así como a la deforestación de sus hábitats.

Ante esta situación, la Estación de Biología, junto con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, trabajan en escuelas rurales de la zona, en la concientización del cuidado y preservación de los pericos, una de las especies más amenazadas.

“Lo que pasa es que casi siempre todos tienen un perico de mascota entonces se les enseña a tratarlos, para que no los saquen de su nido cuando son pequeños para venderlos a algún turista y además los pericos, siempre en todos lados, son muy atractivos por sus colores y su habilidad para imitar ciertos sonidos”, apuntó.

Dijo que utilizan materiales didácticos con niños de kínder para llevar a cabo esta labor, como páginas para colorear y rompecabezas, mientras que a los de bachillerato se les dan platicas y se les adentra en el uso de binoculares para la observación de estas aves.

Además de este programa, desde 2014, esta estación, cuyo objetivo es el estudio de la biodiversidad de la región, ha implementado un programa para repoblar el lugar con guacamayas rojas, una de las especies de las que ya no se tenía registro.

“Hemos perdido algunas aves, como dos águilas muy grandes que no hay registro de ellas en los últimos 15 años. Desapareció también la guacamaya roja, pero en 2014 empezó un programa para reintroducirlas a la región y actualmente ya tenemos como 75 guacamayas rojas en libertad”, señaló la especialista.

Por otra parte, Ione Coates señaló que mucha gente de las comunidades aledañas a la estación, están interesadas en contribuir en el registro y cuidado de las aves, por lo que también se trabaja con ellas.

“Hay personas en la comunidad que están interesadas en la conservación porque muchas de ellas tienen sus propias áreas de reserva entonces tratamos de darles cursos de capacitación, de observación de aves y conocimiento de especies, porque nos están ayudando a documentar las especies existentes” apuntó.

Sin duda alguna, las aves de esta Reserva de la Biosfera, ubicada a 170 kilómetros del puerto de Veracruz, cerca de Catemaco, engalanan con sus hermosos colores y vibrantes cantos esta imponente zona natural del sur del estado.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/77112/0/reserva-de-la-biosfera-de-los-tuxtlas-parada-de-aves-migratorias/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR