Con un fervor desbordado los mexicanos arropan al Papa Francisco

Con un fervor desbordado de los mexicanos se llevó a cabo la primera jornada de actividades de la gira oficial del Papa Francisco en la Ciudad de México.Su itinerario llevó al jefe del Estado...

Con un fervor desbordado de los mexicanos se llevó a cabo la primera jornada de actividades de la gira oficial del Papa Francisco en la Ciudad de México.

Su itinerario llevó al jefe del Estado Vaticano a sostener un encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto, en privado; la salutación de sus comitivas; recibir las Llaves de la Ciudad de México de manos del jefe de Gobierno Capitalino, Miguel Ángel Mancera; un encuentro con obispos en la Catedral Metropolitana, y oficiar una misa en la Basílica de Guadalupe.

En el primer acto de la agenda papal, el presidente Enrique Peña Nieto destacó que el Papa Francisco es un líder sensible y visionario, y resaltó las buenas relaciones que se vienen construyendo entre la Santa Sede y México.

En su discurso de bienvenida, en el Patio Central de Palacio Nacional, mencionó que la visita papal representaba un encuentro de su pueblo con su fe, y dijo que México es una tierra de respeto, tolerancia y entendimiento.

El mandatario mexicano precisó: “el pontífice se encontrará con un pueblo orgullosamente guadalupano”, y aseveró que ”las causas del Papa son también las causas de México”.

Por su parte, el Papa Francisco expresó “hoy vengo como misionero de misericordia y paz pero también como hijo que quiere rendir homenaje a su madre, la Virgen de Guadalupe, y dejarse mirar por ella”.

En su mensaje reconoció, “México es un gran país. Bendecido con abundantes recursos naturales y una enorme biodiversidad que se extiende a lo largo de todo su vasto territorio”,

Asimismo, externó “su privilegiada ubicación geográfica lo convierte en un referente de América; y sus culturas indígenas, mestizas y criollas le dan una identidad propia que le posibilita una riqueza cultural no siempre fácil de encontrar y especialmente valorar”.

En sus mensajes, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el Papa Francisco resaltaron la importancia de la juventud como la principal riqueza del país, y de actuar para edificar un mundo mejor, con compromiso colectivo en favor de una mejor comunidad, de una mejor sociedad.

El acto oficial de bienvenida inició con la ceremonia de los himnos nacionales de México y El Vaticano, en el Patio Central de Palacio Nacional donde se encontraban los integrantes del gabinete, obispos, políticos y personajes distinguidos.

El pontífice saludó a los representantes de los Poderes de la Unión, Jesús Zambrano Grijalva y Roberto Gil Zuarth, presidentes de las Mesas Directivas de las Cámaras de Diputados y Senadores, respectivamente, y al ministro Luis María Aguilar Morales, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Al concluir la ceremonia también estrechó su mano con los miembros del gabinete y con la familia del presidente, posteriormente fue acompañado por Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera, hasta la salida de Palacio Nacional por la puerta de honor.

En la plancha del Zócalo capitalino, el Papa Francisco abordó el papamóvil para realizar un recorrido y saludar a los miles de fieles congregados en las zonas acondicionadas, quienes manifestaron su alegría y fervor al verlo pasar.

Al llegar a la entrada de la Catedral Metropolitana, fue recibido por el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, quien le entregó las Llaves de la Ciudad y fue nombrado huésped distinguido.

Luego de ingresar por la Puerta Santa de la Catedral Metropolitana y previo a su encuentro con los arzobispos, cardenales y obispos del país, el pontífice se detuvo frente al altar del recinto religioso, se quitó el solideo y se tomó un momento para orar.

El cardenal Norberto Rivera fue el encargado de darle la bienvenida al Papa Francisco, y dijo “México ha permanecido fiel a Jesucristo, a Santa María de Guadalupe y al Vicario de Cristo”

El Jefe del Estado Vaticano, en un discurso que demostró profundo conocimiento sobre los problemas de la Iglesia en México, instó a los obispos del país a “pelear” si es necesario, pero urgió a hacerlo “como hombres y de frente”.

Partiendo de la imagen de la Virgen de Guadalupe realizó una reflexión pronunciada con un tono paterno, pero firme. Exhortó a los obispos a no tener miedo a la transparencia, porque “la Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar”.

“Que las miradas de ustedes, reposadas siempre y solamente en Cristo, sean capaces de contribuir a la unidad de su pueblo, de favorecer la reconciliación de sus diferencias y la integración de sus diversidades, de promover la solución de sus problemas endógenos”, indicó el Papa.

Tras finalizar el encuentro, el pontífice firmó el libro de huéspedes distinguido y se tomó la foto con los obispos y arzobispos, para después salir de la Catedral abordar un auto compacto y volver a la nunciatura para degustar alimentos y reposar.

A las 16:00 horas, se abrieron las puertas de la nunciatura y el papamóvil salió rumbo a las Basílica de Guadalupe.

Al llegar a la explanada mariana, el pontífice repartió bendiciones y saludó a los miles de feligreses instalados en las tribunas para después ingresar a la Antigua Basílica, cambiarse la vestimenta y prepararse para la misa.

Durante la homilía, el jerarca de la Iglesia Católica aseguró hoy que la Virgen de Guadalupe dice a todos que no se dejen vencer por sus dolores y sus tristezas.

“¿Acaso no soy yo tu madre? ¿No estoy aquí?”, repitió el pontífice recordando las palabras de María al indígena San Juan Diego, durante la homilía de la misa.

Agregó que la Virgen sigue diciéndole a los católicos que sean sus embajadores para acompañar tantas vidas, consolar tantas lágrimas, caminando las calles del propio vecindario, comunidad y parroquias.

“Sé mi embajador -nos dice- dando de comer al hambriento, de beber al sediento, da lugar al necesitado, viste al desnudo y visita al enfermo. Socorre al que está preso, perdona al que te lastimó, consuela al que está triste, ten paciencia con los demás y, especialmente, pide y ruega a nuestro Dios”, apuntó.

Antes de la bendición final de la eucaristía, el pontífice escuchó unas palabras de saludo del cardenal Norberto Rivera Carrera y después pronunció una oración especial.

“Bendito eres, Señor, Dios del cielo y de la tierra, que con tu misericordia y justicia dispersas a los soberbios y enalteces a los humildes; de este admirable designio de tu providencia nos has dejado un ejemplo sublime en el Verbo Encarnado y en su Virgen Madre”, expresó.

Al final de la misa el Papa Francisco regaló una corona de oro y plata a la Virgen de Guadalupe y rezó ante la imagen de la tilma en el camarín de la Basílica.

Concluida la ceremonia religiosa en el templo mariano, el vehículo del Papa salió por la parte de atrás de la Basílica e inició su cuarto recorrido que lo llevó hasta la nunciatura.

En los trayectos que realizó en el transcurso del día, el pontífice pasó por diversas avenidas y calles representativas de la capital mexicana, como Insurgentes, Reforma, Eje Central Lázaro Cárdenas, Churubusco, Calzada de Guadalupe, y Calzada de los Misterios, entre otras.

Con playeras en color blanco o amarillo con la imagen del Jerarca, banderas y globos, los fieles católicos mostraron su emoción aplaudiendo y gritando porras al paso del religioso.

Feligreses también con pancartas, cánticos y porras mostraron su admiración y aguantaron las bajas temperaturas de la mañana, el calor del mediodía y el aire frío de la noche, con tal de ver el paso del Papa por unos segundos, en algunos casos en más de una ocasión y guardar en su corazón la imagen de Francisco.

Cuando todo indicaba que el día de actividades había terminado, afuera de la nunciatura, niños, jóvenes, mujeres, hombres y personas de la tercera edad que confiados agaurdaban la salida del Papa vieron recompensada su espera.

Como ocurrió la noche del viernes, el jerarca salió y bendijo a los niños, rezó un Ave María y pidió a los presentes que pensaran en los problemas de otra persona y se los llevaran ante la Virgen.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/62434/0/con-un-fervor-desbordado-los-mexicanos-arropan-al-papa-francisco/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR