Esculturas de papel que imitan con detalle la textura de la tela, la madera, el plástico, el cuero...

Esculturas de papel que imitan con detalle la textura de la tela, la madera, el plástico, el cuero...

´Paper Eames Chair´
Vincent Tomczyk recrea en papel pintado a mano la famosa silla diseñada por el matrimonio de diseñadores Ray y Charles Eames a mediados del siglo XX (Vincent Tomczyk)
Ampliar
  • Vincent Tomczyk esculpe con papel el cuero ajado de una cartera, el tapizado de un sillón, la tela vaquera, el tejido almidonado de una camisa...
  • Tarda una media de 45 días en completar cada obra, trabaja con varios tipos de papel, los avejenta y cose a mano algunas piezas.
  • Desde que reprodujo en papel el aparato ortopédico que su padre llevó toda la vida, elige el objeto según la carga emocional que le produce.

"Un hombre que trabaja con las manos es un obrero. Un hombre que trabaja con las manos y la mente es un artesano. Pero un hombre que trabaja con las manos, la mente y el corazón es un artista", dice Vincent Tomczyk (Los Ángeles, 1968) parafraseando una cita que leyó recientemente y en la que se apoya para sentirse "con licencia" para crear.

Declara que a veces se siente "como un zapatero o un sastre" y un recién llegado como artista, pero sus obras revelan el esmero y la dedicación de alguien que trata el papel con mimo para acercarlo a las bellas artes como si se tratara de un material noble y exquisito. Tomczyk imita el cuero ajado de una cartera masculina, el tapizado de un sillón victoriano, la tela vaquera de unos pantalones o el tejido almidonado de una camisa blanca.

Su relación con el papel se reducía hasta hace relativamente poco a la que tiene cualquier oficinista. Era "gestor de proyectos" en una empresa y  aunque siempre había flirteado con el dibujo, hasta 2010 no acudió a una clase de arte. En una de las tareas del curso los alumnos debían construir sólo con papel un objeto en 3D: "Nunca volví la vista atrás. Llevo usando papel casi de manera exclusiva desde hace tres años".

"Mi madre casi lloró cuando le enseñé la pieza"

Tarda una media de 45 días en completar cada obra e invierte mucho tiempo en hacer un estudio previo del original, de memoria, con fotos o con el objeto presente. Complementando ocasionalmente las obras con otros materiales (no quiere "ser un rehén" del material ni que los límites reduzcan el acabado final de un trabajo) utiliza varios tipos de papel —papel japonés, foam, reciclado...— y lo envejece antes de pintarlo y coser a mano algunos detalles.

Me di cuenta de que un objeto puede ser la biografía de una personaTras lo que representa casi siempre existe un vínculo sentimental. El artista busca "destilar la emoción de un objeto" y aunque su estilo es realista ve su trabajo "como conceptual", como un vehículo para explorar "nuestra conexión emocional con las cosas".

Cuando realizó en papel y metal un aparato ortopédico para la pierna reproducía con exactitud el que su padre llevó toda la vida. Tomczyk sacó brillo muchas veces a aquellos zapatos marrones cuando era niño y desmontar el calzado del aparato de la pierna derecha tenía una categoría de ritual único. Elaboró la obra de memoria, habían pasado 25 años desde que limpiara por última vez los zapatos a su padre: "mi madre casi lloró cuando le enseñé la pieza. Tuvo una respuesta visceral a la versión en papel de un objeto. Me di cuenta de que un objeto se podía convertir en la biografía de una persona".

Sillas en las que no te puedes sentar

En su última colección de trabajos ha recreado una selección de sillas y asientos que paradójicamente se quebrarían y destrozarían si alguien intentara utilizarlos. Llevado por la fascinación del ser humano por sentarse elevado del suelo en cualquier circunstancia, el autor fabrica sillas de jardín, elegantes bancos de salas de espera y hasta un bote de pintura dado la vuelta para actuar de asiento improvisado.

La de los Eames ha dejado de ser un asiento para pasar a ser admiradaDe entre la serie, Tomczyk destaca la reproducción de una silla de madera ideada por el matrimonio de diseñadores Ray y Charles Eames, figuras indispensables del elegante diseño californiano de mediados del siglo XX. El artista señala que el mueble se ha convertido con el tiempo en un icono, admirable por "su preciosa forma", "un símbolo de estatus" que (igual que los asientos de papel) ha perdido su función original, ha dejado de ser una silla sobre la que sentarse para pasar a ser admirada por su impecable estética.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/5679/0/vincent-tomczyk/escultura/papel/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR