Celebridades transmiten sus valores a las marcas que representan

Celebridades transmiten sus valores a las marcas que representan

Elegir a una celebridad como la imagen de una marca, es de gran responsabilidad porque los valores que ésta venga manejando a lo largo de su trayectoria, son los que automáticamente se reflejarán en...

Elegir a una celebridad como la imagen de una marca, es de gran responsabilidad porque los valores que ésta venga manejando a lo largo de su trayectoria, son los que automáticamente se reflejarán en el producto, expresó Ana Violeta Bonilla Ramírez.

La docente de Mercadotecnia en la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle platicó a Notimex que cuando las marcas requieren reposicionarse o revitalizarse a fin de llegar a un mayor número de personas, escogen a una personalidad que los represente.

“Sobre todo porque los consumidores tienden a seguir al artista gracias a cierta admiración, curiosidad y morbo que sienten por él; incluso, hasta les atribuimos cualidades de estrella o realeza”, expuso.

De ahí que, indicó, en estudios de mercadotecnia se mencione a Hollywood como la monarquía de Estados Unidos pues, de alguna forma, sus habitantes se sienten representados por las celebridades que tienen.

Un ejemplo en México ocurre a través de una tienda de autoservicio que, en su afamado Miércoles de Plaza, tiene a la actriz y conductora Jacqueline Bracamontes como su embajadora.

Incluso, en 2013 cuando se reveló su contrato, ella misma destaca la cercanía que ha tenido con el público al explicar, a través de un anuncio, que la gente la conoció modelando.

Después, se le vio en concursos de belleza, en la cancha de futbol como comentarista y cuando actúo “de niña buena” en telenovelas para luego llegar a los estelares.

“Hoy te necesito más que nunca, hoy que comienza el papel más importante de mi vida”, decía mientras mostraba su embarazo a la espera de su primera hija Jacky, nacida en 2014.

“La empresa recurrió a Jacqueline Bracamontes para refrescar su imagen y que ésta no se quedara como el súper de nuestras mamás, sino como el súper de las mamás de hoy. De esta forma, se dirigieron las mujeres jóvenes, a las recién casadas o las que estaban por convertirse en madres y que, incluso, no sabían elegir la fruta o la verdura.

“Gracias a la actriz, aprendieron a hacerlo porque en cada Miércoles de Plaza la acompañaban a conocer la variedad de productos para cocinar”, precisó la experta co-propietaria de la marca My Baby Pima y fundadora de Boniany de cosméticos orgánicos.

Generalmente, indicó, se hace una matriz de personalidad y atributos tanto de la marca como del artista.

“La tienda de autoservicio estaba identificada como una empresa de calidad y tradicional, pero le faltaba frescura por lo que el mapeo de Jacky Bracamontes vino a agregar eso además de juventud. Destacó como una personalidad amigable y profesional en su trabajo”, subrayó.

En el caso de la colombiana Shakira, quien en fecha reciente fue elegida como embajadora de una pasta que banquea los dientes, Ana Bonilla analizó que el objetivo de la marca fue comunicar otro beneficio del producto que contribuye a proyectar una sonrisa perfecta en la gente.

“Para ese tiempo, les convino mucho contratarla porque Shakira estaba en boga, acababa de lanzar un sencillo. Dicha efervescencia y viralidad se va en automático hacia la marca y todo aquel que buscara a la cantante en Google, el producto se iría a colación a través de los videos”, señaló.

Otro ejemplo, indicó, surge cuando asociaciones con causa que, generalmente no son escuchadas porque pueden sonar aburridas para algunos consumidores, se valen de las personalidades para que llamen la atención.

“Cuando el directivo de la ONG (Organización no Gubernamental) es el que habla, se le ve como uno más, pero si Leonardo DiCaprio es quien dirige el mensaje, el panorama cambia porque entonces habrá mayor curiosidad por escuchar qué es lo que va a decir, pues se trata de alguien que genera confianza, proyecta valores de responsabilidad y profesionalismo”, acotó la mercadóloga.

Señaló que en países como India, cuyo nivel educativo y poder adquisitivo es bajo, sus habitantes validan más a los artistas, por ello es que se promueven para asumir cargos políticos.

Una vez que los famosos son contratados para anunciar la marca, mencionó que tienen la obligación de únicamente consumir ese producto cuando acudan a lugares públicos.

A principios de la década de los 90, cuando Luis Miguel promovía el disco “20 años”, una reconocida marca refresquera lo contrató como la imagen de uno de sus productos más afamados. En cada lugar que él visitara debía tomar la bebida, sobre todo si en ese momento era blanco de los paparazzi.

En caso de no haberlo hecho, comentó Ana Bonilla, se hubiera llevado una penalización porque hay contratos que especifican todo eso y se deben respetar.

“Si el cantante o actor no cuida la imagen que representa se traduce a un daño a la marca, por lo que debe reponerlo o simplemente los pagos se suspenden porque se buscará salvar, públicamente, la imagen de la firma”, detalló.

Los lineamientos, en ocasiones van más allá, pues la ganadora del premio Innocentive por el desarrollo de la imagen de una marca de cosméticos para hombre, explica que cuando la empresa organice eventos, el embajador está obligado a asistir y hablar acerca del producto ante la prensa o invitados especiales.

En lo referente a pagos, puntualizó que son extremadamente jugosos, pues jugadores de futbol, por ejemplo, suelen vivir mejor de los contratos que tienen con patrocinadores que de la cantidad que reciben por ser estrellas de ese deporte.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/296881/0/celebridades-transmiten-sus-valores-a-las-marcas-que-representan/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR