Alejandra Ávalos obtuvo proyección nacional como anunciante de marcas

Alejandra Ávalos obtuvo proyección nacional como anunciante de marcas

Participar en comerciales para anunciar un refresco, una bebida de coctel, vino y cosméticos, dieron a Alejandra Ávalos una proyección fundamental como actriz y cantante. Fue a los 16 años cuando...

Participar en comerciales para anunciar un refresco, una bebida de coctel, vino y cosméticos, dieron a Alejandra Ávalos una proyección fundamental como actriz y cantante.

Fue a los 16 años cuando estudiando en el Centro de Educación Artística (CEA) de Televisa se le presentó la oportunidad para ser la imagen de una marca refresquera.

“No era famosa, ni siquiera me había dado a conocer en el medio. No sabía si me iba a dedicar a ser cantante o actriz cuando me llegó la invitación. Se trataba de la primera campaña publicitaria que el refresco hacía con un enfoque de salud”, contó Ávalos a Notimex en entrevista.

En aquel entonces, señaló, “a Sidral Mundet se le vendía como el refresco que más salud aportaba al cuerpo humano porque contenía jugo natural de la manzana”.

Cuando hizo “casting”, Alejandra Ávalos pensó que no la elegirían porque su imagen daba la apariencia de ser recatada, mientras que el resto de las aspirantes asistieron con cierto escote.

“Como que las chicas de mi edad, en aquel tiempo, eran más liberales, muy destapadas. Yo llegue súper formal y hasta me sentía fuera de lugar. Total que me eligieron y me fue muy bien en todos los sentidos. Tiempo después, me llamaron para el lanzamiento de Río, una fragancia de una marca de cosméticos”.

La oferta de esa vez llegó cuando la actriz y cantante fue requerida como imagen del programa “Una canción con imaginación”, que contaba con la participación de varios artistas.

“En aquel entonces, yo era esposa de Fernando Ciangherotti y nos contrataron para hacer el comercial de la fragancia. Recuerdo que me mandaron a hacer un vestuario muy especial y a él lo pusieron muy galán llegando a una fiesta. Era tipo batucada porque el aroma se distinguía por ser muy tropical, de frutas”.

Justo cuando Alejandra Ávalos triunfaba con el tema “Amor fascíname”, en 1990, la convocaron como embajadora de los Cocteles Bacardi al lado de Eugenio Derbez, Héctor Bonilla y Carlos Ignacio. Las grabaciones transcurrieron en la alberca de una casa y en la playa.

“Yo estaba en los primeros lugares de popularidad musicalmente hablando y el comercial fue un trancazo. El resto de mis compañeros también empezaba su carrera y me da mucho gusto que ahora cada uno haya trascendido. Grabamos los spots para la época de calor, pero fue tanta la aceptación que la campaña se mantuvo vigente durante más de un año.

“Héctor Bonilla estaba en su mejor momento como actor y caía de variedad, era muy simpático. Yo traía cuerpazo, tenía como 25 o 26 años. Fue una campaña muy vista que dejó mucha huella aunque nos transmitieran en el horario AAA, pues antes los anuncios de alcohol sólo pasaban por la noche”, recordó.

En el año 2000, la protagonista de telenovelas como “El padre gallo” (1986) y “Tal como somos” (1987) fue requerida de nuevo por una marca de vinos como campaña para el cambio de milenio.

“Me ofrecieron grabar la canción ‘Danza del milenio’ en varias versiones (cumbia, latina). Se trataba del Brandy Presidente de la Casa Domecq e hicimos un video que dirigió Benny Corral, quien entonces trabajaba con Yuri. Me pusieron bailarines y toda una coreografía.

“Gracias a esta invitación, tuve el beneficio de viajar por todos los estados de la República Mexicana promocionando el producto. Visitábamos los bares y discotecas más concurridos de cada región y fue una experiencia maravillosa que me colocó en la mira de todos los espacios de difusión, pues la gente creía que se trataba de una canción nueva de mi disco”, platicó.

Pero la campaña no fue pensada inicialmente para Alejandra Ávalos. Primero se la ofrecieron a Ana Bárbara, pero la cantante no aceptó.

“Me acuerdo que querían a una intérprete que tuviera onda y popularidad, que encajara más con los ritmos que se grabaron y yo era más de balada. Buscaron la manera de hacer arreglo con ella, hubo varias negociaciones, pero no llegaron a nada, ella se rehusó y se lo agradezco mucho porque a mí me benefició bastante”.

Platicó que la cantidad económica que obtuvo por este trabajo fue apabullante y lo invirtió en bienes-raíces. Incluso, durante un año en su hogar siempre hubo pago en especie. “En mi casa nunca faltó el vino, de eso no hay duda”.

A cambio de esto, por contrato le solicitaban que siempre se refiriera a la marca en lugares públicos. Asimismo, no podía aceptar otras ofertas similares de otras empresas.

“Fue una de las experiencias más bonitas de mi vida, porque no imaginé que yo fuera del prototipo de la marca. Por lo regular buscaban chicas altas, blancas y muy bonitas; que se dedicaran al modelaje y pues yo no era nada de eso”.

Ávalos, quien también fue solicitada en varios infomerciales para Innova, compartió que se trataba de una época muy boyante económicamente para todos, para la industria artística, la publicitaria y las agencias en modelaje.

“Trabajábamos con gente sumamente profesional dedicada en su totalidad al negocio. Tenían la capacidad para crear ‘storyboard’ y convencerte de su producto. Se creaban campañas fascinantes y detalladas para un público segmentado. Las sumas que se invertían eran millonarias, hoy lamentablemente pagan muy poco”, concluyó.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/296830/0/alejandra-avalos-obtuvo-proyeccion-nacional-como-anunciante-de-marcas/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR