Lamento y alegría gitana llegarán esta noche al XLV Cervantino

Lamento y alegría gitana llegarán esta noche al XLV Cervantino

India, Malasia y numerosas naciones de Europa han sido testigos del arte de Mònika Lakatos, una cantante de acendrado profesionalismo y depurada técnica interpretativa, gitana de nacimiento, quien se...

India, Malasia y numerosas naciones de Europa han sido testigos del arte de Mònika Lakatos, una cantante de acendrado profesionalismo y depurada técnica interpretativa, gitana de nacimiento, quien se presentará esta noche en Explanada de la Alhóndiga de Granaditas, con una propuesta novedosa para México, porque será la primera vez que se presente aquí.

Su música gitana tiene dos estilos de presentación su música gitana. Uno, para salas de concierto, incluye lamentos, la música más melancólica del género que cultiva; el otro, para festivales al aire libre, en el que muestra la enorme alegría del alma gitana. Para esta noche, combinará ambas vertientes de su música.

En este debut, Mónika incluirá violín, contrabajo, guitarra y percusiones como jarras de agua para interpretar la música de Los Roma, un pueblo que ha sido perseguido desde la Segunda Guerra Mundial, así como piezas desbordadas de alegría en las que nadie resiste unirse al baile, que ella misma suele iniciar desde el escenario.

Invitada por el XLV Festival Internacional Cervantino, que inició el día 11 y concluirá el próximo 29, Lakatos aseguró que en su presentación debut en México habrá un toque muy mexicano, pues tendrá como invitado al joven músico de este país, Alejandro Preiser, integrante y compositor de la agrupación Triciclo Circus Band.

De esa forma, el repertorio será a partir de música tradicional y composiciones de ella y su grupo húngaro, Romengo. Es música que ha aprendido en su casa y en la comunidad donde nació, creció y consecuentemente, a la que pertenece. Esa música es parte de la tradición gitana de hoy en día, como los integrantes de Romengo.

Los lamentos que ella canta son parte de su comunidad, y no son necesariamente tristes. Mònika Lakatos precisó que es más bien una expresión que se refiere al estado de ánimo de la persona que los canta. De esa forma, quien lo escucha sabe cómo se siente por fuera y por dentro, en relación con su familia y sus amigos, con ella misma y con el mundo.

La música es lo que alivia el espíritu y contagia alegría a la vida de ese pueblo gitano. Con sus cantos y bailes tradicionales, Lakatos y Romengo son dignos representantes de la comunidad Los Roma, de Hungría y alrededor del mundo. Como es usual dentro de su comunidad, se han relacionado con la música gitana desde niños.

Así fue como Lakatos ganó en 1995 el concurso de talentos a nivel nacional Ki mit tud? (¿Quién sabe qué?) y se involucró en el Teatro Holdvilág en Budapest, y conoció a su ahora esposo, Mihály ‘Misi’ Kovács, un músico del Conservatorio Béla Bartók y famoso como relator de historias gitanas.

Juntos, decidieron fundar su propio proyecto musical en 2004, al que llamaron Romengo, y en el que colaboran con cuatro músicos más, también de origen húngaro: János ‘Guszti’ Lakatos y Tibor ‘Tibi’ Balogh con percusión y voz, Richárd Vaskó en el contrabajo y Mihály ‘Misi’ Kovács en el violín.

A la fecha, han realizado giras por Europa y Asia, interpretando piezas de tradición en las que la creatividad y la experimentación logran renovar los sonidos antiguos. Como líder y cantante de Romengo, Mónika entona lamentos de Los Roma, así como piezas en las que la alegría parece desbordarse.

Violín, contrabajo, guitarra y percusiones, así como jarras de agua y una batea de madera, forman parte de la instrumentación que utilizará en grupo durante su concierto que lleva por título “La fiesta gitana de Hungría”, con el esos artistas esperan acercar su arte y cultura tradicional a los guanajuatens

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/287205/0/lamento-y-alegria-gitana-llegaran-esta-noche-al-xlv-cervantino/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR