Los Girasoles, epicentro de la incertidumbre para cientos de familias en

Los Girasoles, epicentro de la incertidumbre para cientos de familias en

Sentado en una silla el señor Juan Saldívar de 67 años observa con añoranza las grietas del edificio en el que habitaba junto con su esposa hasta antes del 19 de septiembre, él fue desplazado de su...

Sentado en una silla el señor Juan Saldívar de 67 años observa con añoranza las grietas del edificio en el que habitaba junto con su esposa hasta antes del 19 de septiembre, él fue desplazado de su casa y ahora espera en el estacionamiento de una tienda de autoservicio el dictamen que establecerá el futuro de su hogar.

Juan es jubilado, junto con otros vecinos, monta guardias frente al edificio marcado con el número 3032 de la avenida Canal de Miramontes en una vigilia que se ha extendido por tres semanas luego del sismo.

La espera tiene como objetivo vigilar las pertenencias que quedaron al interior de la edificación en la que habitaban 24 familias y que pertenece al conjunto Girasoles.

“En Coapa todos somos muy decentes pero hay mucha rapiña, tenemos que estar aquí, tenemos que esperar para saber qué es lo que va a pasar”, explica con una sonrisa que advierte entereza.

El sexagenario, que residía el departamento 303 explica que durante el sismo corrió para rescatar a sus dos perras; en su descenso por las escaleras vivió la destrucción que se agudizó en las dos primeras plantas de la edificación naranja construida en 1982.

Otro de los vecinos, Samuel Roque Pacheco, asegura que en un primer momento un ingeniero de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), les advirtió que tenían que desalojar las viviendas por el riesgo inminente de colapso; otro especialista contratado por los vecinos coincidió en el riesgo que implica para las familias.

Pese a ello, explica que un ingeniero de la delegación Coyoacán clasificó al edificio en amarillo, es decir, que tiene daños significativos pero se encuentra en condiciones de habitabilidad.

“El Director Responsable de Obra (DRO), hizo el dictamen sin conocer a fondo las condiciones del edificio, al departamento 103, que es el mío, ni siquiera entró y está destruido”, señaló.

Bajo este contexto, reclama un dictamen certero que les permita conocer las condiciones reales de su patrimonio al que sólo han podido regresar para rescatar lo indispensable en periodos de 20 minutos y en compañía de elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos.

Al interior de la carpa instalada en el estacionamiento de “La Comer”, ambos vecinos discuten la posibilidad de una demolición: Juan señala que a su edad sería muy difícil iniciar con el pago de una nueva vivienda, sobre todo con los altos intereses que ofrecen los créditos hipotecarios, mientras que Samuel explica que sería imposible vivir en un lugar inseguro.

Por otro lado, aseguran que personas desconocidas se han acercado a los dueños de los departamentos para ofrecerles dinero por el total de las viviendas pero no han aceptado.

“Vivimos en el corazón de Coapa, los departamentos no son de lujo pero los terrenos son muy valiosos para cualquier constructora que quiera instalar edificios o un centro comercial”, puntualiza.

Señalan que la mayoría de los vecinos se ha ido a vivir a casa de parientes y amigos y sólo permanecen en la carpa “los de la guardia”, aunque declaran que para mantener el campamento reciben todos los días ayuda de los vecinos.

Afirman que agradecen “con todo el corazón” la ayuda que día a día reciben por parte de las personas que no resultaron afectadas, así como la comida que les da el restaurante Minuette desde el día del sismo, y los servicios como el espacio y la luz que les ofrece la tienda de autoservicio.

Juan y Samuel son integrantes de la comunidad del edificio 3032 con cerca de 70 habitantes, 70 por ciento de los cuales son adultos mayores.

En otro de los toldos, Carlos Malanche se mantiene a la expectativa del edificio 3040, afirma que tampoco han recibido un dictamen certero por lo que las cerca de 96 personas que habitaban en él se encuentran a la expectativa.

Malanche refiere que el gobierno capitalino informó que uno de los edificios contiguos “el café”, marcado con el número 3010 integra la lista de los primeros 13 edificios que se demolerán en la ciudad, lo que afirma: “alargará el dictamen de las edificaciones contiguas, toda vez que podrían verse afectadas por los trabajos”.

Ellos, son sólo una porción del problema habitacional de la zona que pertenece a la delegación Coyoacán en la que tan sólo en la cuadra de Miramontes comprendida entre Rancho Vista Hermosa y la Calzada del Hueso existen al menos siete edificios en condiciones similares y que mantienen sin hogar a más de 600 personas de acuerdo con los vecinos.

En tanto, Daniela Cabrera vecina de Girasoles III, conjunto integrado por nueve edificios, cada uno de ellos con 36 departamentos ubicados en la calle Rancho San Lorenzo, señala que tras una visión ocular expertos en construcción les recomendaron hacer un estudio a fondo con un costo de ocho mil pesos por departamento para conocer las condiciones reales de la unidad.

Señala que los vecinos esperan que la delegación Coyoacán pueda ofrecerles al menos una parte del dinero que les permita realizar el estudio y de manera posterior adaptar la construcción a las normas de construcción vigentes.

Afirma que en la unidad habitan mil 300 personas aproximadamente, muchos de los cuales han regresado a sus casas aún con el riesgo que implica habitar en construcciones con categoría amarilla y aún sin el estudio.

Refiere que en la delegación existen recursos suficientes al ser una de las entidades con más ingreso per cápita de América Latina, por ello espera que los apoyen con los recursos necesarios.

Al interior de otro complejo habitacional ubicado en la calle Rancho de los Arcos una señora barre, pide no tomar fotografías del lugar en el que se observa un terreno plano en el que ya quedan muy pocos escombros, “aquí de cayó un edificio murieron ocho personas preferiría que no se tomen fotos”, señala conmovida.

En las rejas, tablas y lonas funcionan como mampara para ocultar los trabajos de remoción, entre el polvo y coronas florales se distingue el mensaje: “Adios Lore, Joaquin, Emanuel, Jaime, Yola, Ana Bebé , abuelita, Lua, Mei, Kenso, Luky”.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/281927/0/los-girasoles-epicentro-de-la-incertidumbre-para-cientos-de-familias-en/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR