Poco a poco, la normalidad regresa a la capital después del sismo

Poco a poco, la normalidad regresa a la capital después del sismo

La gente camina sobre las calles de Galicia y Niños Héroes de la colonia Narvarte; algunos indiferentes, otros juegan con sus hijos y unos más voltean a ver el terreno donde se encontraba el edificio...

La gente camina sobre las calles de Galicia y Niños Héroes de la colonia Narvarte; algunos indiferentes, otros juegan con sus hijos y unos más voltean a ver el terreno donde se encontraba el edificio con el número 173 y se escucha a una anciana decir: “el tiempo borra todo, solo quedan cicatrices”.

En este lugar hoy quedan coronas de flores. Han pasado 20 días del sismo que golpeó a la Ciudad de México, algunos han regresado a su vida diaria, los más afectados continúan en albergues en espera de saber que sucederá con su futuro.

Rafael Rair Ríos, mesero de un restaurante del centro comercial Parque Delta, recuerda que en los días siguientes al sismo no se permitió entrar a esta zona, hasta tener un dictamen técnico, pero cuando ya abrieron, “solo tuve tres mesas en un día”.

Sonríe y al mismo tiempo dice: “hoy estoy contento, se nos llenó el lugar y obviamente tendré más propinas. Ya se está regresando a la normalidad, en las mesas hay piñatas y la gente se las lleva”.

En esos días hubo mucho temor, por ejemplo, “una señora me dijo que dormía con los zapatos puestos y vestida, y cualquier sonido, hasta la alarma del carro, la hacía salir corriendo de su casa”.

En estas calles de la popular colonia Narvarte ya se escucha el frenético tráfico vehicular, el sonar de los claxon y el paso apresurado de los oficinistas y trabajadores que van y vienen aprovechando la hora de la comida.

En esta zona, algunos inmuebles dañados por el movimiento telúrico están vacíos, hay vidrios rotos y las cortinas se mecen rítmicamente con el viento. En la llamada plaza de la transparencia, el edificio que albergaba el Servicio Nacional del Empleo muestra daños.

Aunque algunas personas siguen en espera de solucionar la situación de sus hogares y oficinas, la vida continua, como es el caso del tianguis de la colonia Buenos Aires, donde el comerciante Omar Vazquez expone que apenas el pasado domingo pudo volver a trabajar.

Calles más adelante, en Álvaro Obregón 286 resaltan las cintas amarillas que impiden el paso a autos y peatones. Ahí, Ciaran Brennan, maestro de inglés, recuerda afligido a un estudiante con quien compartió algunos meses en ese edificio que se derrumbó con el sismo.

“Renuncié hace un mes, cuando escuche lo que pasó me preocupe por mi alumno, al enterarme que había muerto me dolió mucho la pérdida, era una buena persona", su voz se quiebra y sus ojos enrojecen.

"He tenido que regresar a mis actividades, doy clases en diferentes edificios, algunos con muchos pisos y muy viejos, me sigue produciendo nervios el recordar el sismo cuando estoy dando clase", comenta el profesor.

Así, la necesidad de recuperarse económicamente ha vuelto a activar a la ciudad y con ella ha permitido a sus ciudadanos regresar a sus rutinas.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/281832/0/poco-a-poco-la-normalidad-regresa-a-la-capital-despues-del-sismo/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR