Familias reconstruyen casas en Guerrero tras paso de huracán Max

Familias reconstruyen casas en Guerrero tras paso de huracán Max

 A 19 días de los daños que ocasionó el huracán Max a su paso por las Costa Chica de Guerrero, damnificados de tres colonias de la comunidad de Las Vigas, en el municipio de San Marcos, siguen...

 A 19 días de los daños que ocasionó el huracán Max a su paso por las Costa Chica de Guerrero, damnificados de tres colonias de la comunidad de Las Vigas, en el municipio de San Marcos, siguen limpiando sus casas de las inundaciones y esperan ayuda humanitaria.

Ante la necesidad de alimento y ropa, debido aquela suya fue dañada por el agua en las viviendas, Elizabeth León Bello, preocupada por los habitantes del lugar, recolectó víveres de manera independiente para donarlos.

Durante un recorrido que realizó Notimex a las colonias La Santa Cruz, se observó que habitantes siguen limpiando sus casas, retirando lodo, secando ropa y colchones que se mojaron al introducirse el agua que se desbordó del canal El Charco y el río.

En las calles de estas colonias afectadas por el desbordamiento del río de la comunidad, se observan los colchones sucios y abandonados en espera de que se sequen con los rayos del Sol.

Mientras que los hombres acuden al campo a limpiar sus hectáreas de milpa que fue dañada por las inundaciones y otros reparan los techos de sus viviendas que desprendieron los fuertes vientos.

Elizabeth, habitante de Las Vigas, que se ubica a hora y media de Acapulco, viajó hasta el puerto para pedir entre la gente apoyo para su comunidad, al ver que varias familias perdieron todo.

De manera independiente, llegó a la plaza comercial Diamante y pidió autorización al gerente de un supermercado para estar durante tres días y recolectar víveres entre las personas que acuden al lugar.

La respuesta fue buena y entre propietarios de restaurantes que se ubican en el interior de la plaza comercial, en la entrada de la Unidad Habitacional Colosio en la zona Diamante de Acapulco y compradores, Elizabeth pudo recaudar víveres y medicamentos.

Entregó despensas  a los habitantes de colonias más afectadas por las inundaciones y donde perdieron artículos electrodomésticos, camas, colchones, ropa y ahora esperan la ayuda humanitaria de las autoridades.

“Estuve pidiendo la ayuda para traerle a mis paisanos de Las Vigas y los damnificados y se logró obtener varias despensas que fueron entregadas en la colonia El charco y la Santa Cruz aun faltaron más para entregar en otra colonia que también fue afectada”, dijo.

Elizabeth armó paquetes de despensas que contenían aceite, arroz, frijol, atún, papel de baño, sopa, azúcar y café.

Lamentó que sus paisanos tuvieron afectaciones en sus viviendas y más de dos semanas aun no se les haya apoyado con material como láminas para la reconstrucción de sus techos o colchones y ropa que es lo que más requieren y perdieron.

“Las colonias El Charco y Santa Cruz tuvieron afectaciones por las pérdidas materiales por el huracán Max y algunas casas se cayeron, otros tuvieron pérdidas materiales, se inundaron y el nivel de agua llegó a casi dos metros", expuso.

Manifestó que "se perdieron colchones, televisiones y estuvieron llenos de lodo y los estuvieron lavando para seguir durmiendo en ello porque como son personas de bajos recursos no tienen dinero para comprar nuevos”.

Durante la entrega de una despensa que hizo Elizabeth en la casa de la familia Maganda Bedolla, hombres y mujeres aún realizaban limpieza de las casas, donde sacaron basura y lodo que les dejaron las inundaciones, las cuales alcanzaron dos metros de altura en sus viviendas.

A pesar de que el huracán Max  afectó hace más de dos semanas a 19 municipios de la Costa Chica, Costa Grande y Acapulco, lo integrantes de esta familia de 10 personas, siguen limpiando sus viviendas y rescatando ropa, trastes y colchones que se les daño así como televisión y otros artículos.

Ante el olor a humedad  que hay en el interior de la casa y la falta de colchones para dormir, los integrantes de esta familia han buscado asilo en casa de familiares y amigos.

Antelma Casiano Cortés, dijo que durante las fuertes lluvias y vientos que se registraron por el huracán Max, logro salir de la casa, sólo con lo que traía puesto ella y sus dos hijos menores de edad, debido a que la fuerte corriente del río que se desbordó inundo su casa ocasionándole perdidas materiales.

Luego de los daños que dejó el huracán Max, relató que en tres días lograron sacar el agua de su casa, sin embargo a más de dos semanas aun siguen limpiando su casa solos y sin ayuda de las autoridades.

Recordó que personal de Protección Civil del Municipio de San Marcos y del estado, se comprometió a regresar en tres días para realizar un censo de los daños y para ayudarles a limpiar su casa, pero a la fecha eso o ha ocurrido.

Con una pala, Antelma limpia un cuarto con poca luz y retira basura y lodo que quedó, luego de sacar el agua que se metió a su casa que aun está en obra negra.

En las paredes húmedas, quedó la marca donde subió el nivel del agua. Mientras que afuera muestra los colchones sucios por el lodo que se mojaron por el agua del río que se metió a su casa.

Aun costado de la casa de Antelma, solo quedaron los restos de madera de lo que fue la casa de su suegra y que fue destruida al paso de la fuerte corriente del desbordamiento del río de la comunidad.

Araceli Valente Mesa y Mireya Bello Ávila, son dos amas de casa e integrantes de la familia Maganda Bedolla que sufrieron daños y están en espera de víveres, ropa, láminas, madera, colchones y otros enseres para poder reconstruir su vivienda que perdieron a consecuencias del huracán Max.

Señalaron que sus viviendas estuvieron durante tres días llenas de agua y aún siguen limpiando colchones y lavando ropa. Pidieron ayuda de la sociedad para que les donen ropa, zapatos y colchones usados para que puedan dormir.

Recuerdan que vivieron con miedo el huracán y aún viven entre el temor de que sus casas se vuelvan a inundar cada vez que llueve. “Toda la familia ( Maganda Bedolla) se vio afectada y se daño colchones, refrigeradores, televisión, queremos que nos apoyen con lo poquito con lo que puedan”, pidió Araceli Valente.

Durante las fuertes lluvias y viento, Mireya Bello recordó que cuando se les metió el agua a la casa, salieron todos a las carreras con sus hijos y tíos y cuando vieron que se estaba llevando sus pertenencias ya no pudieron regresarse a sacarlas.

“Sólo alcance a sacar las actas de mis hijos y saque lo que pude, menos la ropa no me dio tiempo de nada y el agua  me llegó hasta la cintura el agua. Tardamos más de dos días limpiando la casa y luego sin agua para lavar y limpiar”,  refirió Mireya Bello.

Petra Ignacio, es otra damnificada, el agua se metió a su casa y llegó al nivel de dos metros de altura, dañando ropa, sala, colchones  y un refrigerador. Dijo que sólo veía como sus pertenencias flotaban entre el agua sucia que salió al desbordarse el río.

A más de dos semanas, Petra al igual que sus vecinas de la colonia El Charco y Santa Cruz siguen limpiando sus casas, retirando lodo, secando ropa y durmiendo en casa de familiares y amigos.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/278126/0/familias-reconstruyen-casas-en-guerrero-tras-paso-de-huracan-max/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR