Ayuda humanitaria recorre cientos de kilómetros hasta su destino

Ayuda humanitaria recorre cientos de kilómetros hasta su destino

Hasta los centros de acopio instalados en la Ciudad de México llegan cada día cientos de personas a fin de enviar ayuda humanitaria a los afectados por el sismo acontecido el 7 de septiembre. “La...

Hasta los centros de acopio instalados en la Ciudad de México llegan cada día cientos de personas a fin de enviar ayuda humanitaria a los afectados por el sismo acontecido el 7 de septiembre.

“La sociedad mexicana se caracteriza por ser noble y por ofrecer algo a los que más lo necesitan”, afirma la señora Guadalupe Cardona, de 68 años, mientras entrega galletas, café, azúcar y papel higiénico a los voluntarios que trabajan en el centro ubicado en Ciudad Universitaria.

Como ella, hombres, mujeres, niños y ancianos, conmovidos por la emergencia, que dejó sepultadas bajo los escombros las vidas de 98 personas y sin hogar a miles de familias, acuden a las delegaciones, a la Cruz Roja y a los Centros de Salud a dejar ayuda para quienes han perdido todo.

El estudiante Roberto Ruiz, de 18 años de edad, empaca bolsas de arroz y sin darse un descanso explica, “yo no tengo dinero, por eso apoyo con mi trabajo, ayudo haciendo las despensas, creo que todos tendríamos que hacer algo aunque sea pequeño por nuestros hermanos en desgracia”.

La Secretaría Armada de México (Semar) colabora, igual que otras instituciones, con el envío de los víveres; una vez que se arman las despensas y se empacan en cajas o bolsas, elementos de la institución los trasladan en camiones hasta la base aeronaval.

Una vez ahí, cadenas humanas, que pese al cansancio realizan el trabajo una y otra vez los transportan hasta aviones de carga, en el lugar, seleccionan y ordenan las despensas con el objetivo de que no se afecte o se pierda su contenido.

Uno de los destinos para la carga es la Base Militar de Ixtepec, Oaxaca, lugar al que llega después de una hora con 30 minutos, el tiempo puede incrementar debido a que la terminal aérea se ha convertido en el punto de aterrizaje para vuelos provenientes de diversas partes del país y que ocasionan importante tráfico aéreo.

Al llegar, marinos con una casaca en la que se lee “Plan Marina”, que funciona para el auxilio a la población civil en zonas y casos de desastre emergencia, se encuentran preparados para sacar los productos básicos de la aeronave y subirlos a camiones.

Después, las despensas son enviadas a las poblaciones afectadas, en las que personal de la marina las entrega a las manos de los que más lo necesitan.

“El sismo me tiró mi casa y ahora recibimos esto que es de gran ayuda”, señala Ricarda Sánchez, habitante de San Dionisio del Mar, municipio rodeado por lagunas en el que habitan cerca de cinco mil personas, muchas de ellas afectadas por el movimiento telúrico.

Por otro lado, Guillermo, de 87 años, agradeció la ayuda y dijo “la vida nos quitó mucho pero también nos da la oportunidad de conocer a gente buena”, el anciano llegó hasta el auditorio de la comunidad en compañía de su nieta, “mis ojos ya no ven, pero aun así me duele mucho lo que nos pasó la fuerza de la naturaleza esta vez nos señaló a nosotros”, expresó el anciano.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/270668/0/ayuda-humanitaria-recorre-cientos-de-kilometros-hasta-su-destino/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR