Un paseo por La Merced, donde conviven fiestas, flores y magias

Ya en los andenes de la estación del metro Merced, de la línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, se pueden observar numerosos grupos de personas cargando bultos de diferentes tamaños...

Ya en los andenes de la estación del metro Merced, de la línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, se pueden observar numerosos grupos de personas cargando bultos de diferentes tamaños, formas y colores; otras tantas, van sin nada en las manos, pero muy armados con costales vacíos, zapatos cómodos y el monedero bien aferrado.

El barrio de La Merced no solo es el paraíso de los pequeños y medianos empresarios que van desde muy temprano a comprar insumos para sus negocios, sino que también guarda entre sus calles naves comerciales, pulquerías que celebran ya el centenar de años y el aroma de flores recién cortadas, copal, medicina tradicional y un poco de magia.

De acuerdo con información del gobierno local, se cuenta que en tiempos antiguos llegaban a este barrio trajineras procedentes de Xochimilco con frutas y verduras frescas, con el paso de los años y las constantes transformaciones de una de las ciudades más grandes del mundo se consolidó el mercado de La Merced.

En este lugar, considerado como uno de los mercados tradicionales que aún viven en la capital mexicana, se conservan los colores y aromas de las frutas y verduras frescas; además, se ofrecen a grito pelado carnes, pescado y pollo para la bella damita, mientras que en el mercado de dulces, numerosas golosinas esperan ser llevadas por los marchantes.

La parada obligada es para comer dulces tradicionales frescos, abundan alegrías, cocadas y fruta caramelizada, por mencionar algunos de los sabores de México que descansan en los anaqueles, ahí mismo, restauranteros y comerciantes no solo capitalinos, sino de otros estados, corren a abastecerse de lo necesario para mantener encendidos sus fogones.

Cercano a las fiestas patrias, el lugar y calles aledañas se llenan de verde, blanco y rojo, de sombreros enormes, bigotes de peluche, pintura para la cara y collares metálicos que anuncian la llegada de una de las festividades preferidas por los mexicanos, el Día de la Independencia, por lo que es común encontrar desde papel picado alusivo, así como todo lo necesario para dar el grito como un buen mexicano.

Muy cerca, el mercado de Jamaica cambia de color en cada temporada, las flores y plantas llenan de rosas, rojos, amarillos y morados los más de mil puestos que ofrecen diferentes variedades de flores y arreglos florales, y en días como el de la Madre o el del Amor y la Amistad, sus pasillos se atiborran de aquellos que buscan enamorar con flores frescas y a buen precio.

En el mismo cuadro, el mercado de Sonora combina tradicionales juegos mexicanos con artículos para alegrar bautizos, primeras comuniones o cualquier fiesta, en las entradas payasos ofrecen sus servicios de entretenimiento, mientras que en los pasillos centrales descansan disfraces para todas las temporadas, mientras que un poco más adentro comienza la magia, el olor de animales vivos se mezcla con el del copal, las hierbas medicinales y las invitaciones de brujos y chamanes para predecir el destino.

En este espacio es posible encontrar desde las invitaciones para las fiestas infantiles hasta los servicios de médicos tradicionales, brujos y tarotistas, en tanto que a un costado de este mercado, una buena cantidad de marchantes ofrece plantas medicinales frescas para preparar remedios para el empacho, el dolor de cabeza y el mal de amores.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/270335/0/un-paseo-por-la-merced-donde-conviven-fiestas-flores-y-magias/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR