Parque Nacional Cumbres de Monterrey, fuente ambiental de protección en NL

Parque Nacional Cumbres de Monterrey, fuente ambiental de protección en NL

Con  177 mil 395 hectáreas, el Parque Nacional Cumbres de Monterrey es una Área Natural Protegida que brinda a la metrópoli regiomontana servicios ambientales que van desde la filtración del aire y...

Con  177 mil 395 hectáreas, el Parque Nacional Cumbres de Monterrey es una Área Natural Protegida que brinda a la metrópoli regiomontana servicios ambientales que van desde la filtración del aire y captura de agua, hasta protección ante fenómenos hidrometeorológicos.   Localizado en el noreste de México, dicho espacio, correspondiente a la parte norte de la Sierra Madre Oriental, por decreto del presidente Lázaro Cárdenas, en 1939, fue declarado Área Natural Protegida, al vislumbrar “la importancia de conservar las partes altas de montaña, con la finalidad de continuar recibiendo los servicios ambientales”.   El encargado de la Dirección del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, Edgardo Sadot Ortiz Hernández, señaló a Notimex que en esa época el servicio ambiental más importante era la protección contra las inundaciones.   “Unas montañas en buen estado, un Parque Nacional, como es éste, Cumbres de Monterrey, no va a detener un huracán o no va a evitar que se forme, pero lo que sí va a hacer es aminorar, atenuar los impactos que pueda ocasionar este fenómeno meteorológico”, explicó.   El también funcionario de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conamp) apuntó que al estar las montañas en buen estado de conservación, “las inundaciones van a ser menores y van a proteger contra los vientos también”.   Otro papel importante “radica en algunas especies animales, que aunque no habitan de manera permanente en Cumbres, sí es una ruta importante que siguen, me refiero específicamente a la Mariposa Monarca, donde viene en su migración de norte a sur, el primer macizo montañoso que se encuentra en México, de esta parte del noreste, es precisamente Cumbres de Monterrey”, mencionó.   “Este macizo montañoso le brinda algunas características de hábitat, para que puedan llevar a cabo reposo, reproducción en algunos casos y descanso, en su misma ruta migratoria”, señaló Ortiz Hernández.   Refirió que a la mariposa monarca, proveniente de Canadá y Estados Unidos, se le tiene en Nuevo León entre la segunda y tercera semana de octubre, “que es cuando van hacia los estados de Michoacán y Estado de México, que es en donde está la reserva de la mariposa monarca”.   Citó que en 2000 se redelimitó el espacio ecológico con sistemas de medición más precisos y da la forma actual, superior a las 177 mil hectáreas, en jurisdicción territorial de ocho municipios, Allende, García, Montemorelos, Monterrey, Rayones, Santa Catarina, Santiago y San Pedro Garza García.   La modernidad ha traído consigo el deseo de dueños de predios por urbanizar, en detrimento del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, lamentó el encargado de la Dirección del magno espacio ecológico.    “Hay 50 amparos, algunos de ellos ya ganados por la Conamp, cerca de 20, pero el resto no, y una vez que ya tienen la sentencia a favor del quejoso, han promovido los permisos para llevar a cabo la construcción en la mayoría de los casos”, comentó.   “Dándole la justa dimensión, esto no quiere decir que se va a acabar el parque, tenemos 177 mil hectáreas, pero sí está generando algunos cambios importantes dentro de él, llevar obras o actividad humana al interior, que el decreto obviamente no lo permite”, remarcó.   Refirió que “en el decreto no se permite la urbanización de tierras, por ejemplo, no se permite el establecimiento de infraestructura, salvo que exista una localidad que no tenga un camino, un acceso, sí se permite para conectar alguna localidad rural, pero para un predio que no haya nada, no se permite, tampoco está permitido la fundación de nuevos centros de población”.   Uno de los sitios emblemáticos dentro del Parque Cumbres de Monterrey, es el Parque Ecológico La Huasteca, en el municipio metropolitano de Santa Catarina, cuya escenografía principal son sus montañas escarpadas y especies diversas de matorral submontano.   Ahí, paseantes y turistas disfrutan de días de campo, recorridos a pie, en vehículos o en bicicleta y hasta desafían sus cumbres  de riscos a rapel, comentó el coordinador de monitoreo del Parque, Oliver Castillo Hernández.   “A todos nos gusta el contacto con la naturaleza, viene uno a tomar aire puro, a tomar fotografías, también vienes a hacer ejercicio, entonces toda esta parte es muy importante para nosotros los humanos, porque buscamos ese bienestar, pero también estas montañas nos dan los servicios ambientales”, destacó.   A 20 minutos al poniente de Monterrey se encuentra este paraíso de serpenteantes montañas que en eras pasadas formaron fondos marinos y hoy son el hábitat de palmas, agaves, cactus, pinos o animales como víboras, lagartijas, caballos –incluso salvajes- y ganado bovino, hasta águilas, oso negro, pumas y jaguares.   “Una de las especies que interactúa aquí es el oso negro, que puede hacer uso de diferentes tipos de alimentos o productos vegetales, también podemos encontrar una gran diversidad de serpientes, de lagartijas, de mamíferos como los murciélagos y una gran variedad de mariposas también”, comentó.   “Es uno de los ecosistemas con la mayor diversidad de aves, hemos registrado múltiples especies aquí en el Parque Nacional Cumbres de Monterrey”, indicó el biólogo de la Conamp durante un recorrido que abarcó la presa Rompepicos en el cañón de La Huasteca, así como zonas de complicado acceso entre la serranía nuevoleonesa.   El jaguar y el puma son felinos que se desarrollan en la compleja orografía de esta región, al igual que coatíes, mapaches, tejones, entre otros animales.     “Las paredes de estas sierras son verticales, tienen esa particularidad y esa peculiaridad también les permite que haya una especie endémica para el noreste de México, que es la cotorra serrana oriental, anida en estos riscos de piedra caliza”, mencionó Castillo.   “Aquí, dijo, las especies más representativas son el mezquite, la lechuguilla, esta zona de La Huasteca, es muy importante para el Parque Nacional Cumbres de Monterrey, aquí se capta más del 70 por ciento del agua que consume la zona metropolitana de Monterrey”.   En este marco, el Parque Cumbres cobra relevancia a nivel nacional, pues Monterrey, uno de sus más importantes centros de producción de bienes y servicios depende y está ligado a un área Natural Protegida para su sostenibilidad.   Enfatizó que “en eso radica la importancia de conservar los ecosistemas del Parque Nacional Cumbres de Monterrey”, toda vez que también todo el bióxido de carbono que se genera en la ciudad, aquí es captado en los árboles y la vegetación y es transformada en oxígeno”.   Dentro del polígono del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, al sur de la capital regiomontana, se localiza el Parque Ecológico La Estanzuela, cuyas aguas de su arroyo el Calabozo, desde el año 1909 a la fecha, es utilizada para consumo humano.   Este manantial representó a principios del siglo pasado la primera fuente de abastecimiento de agua potable para la ciudad de Monterrey, según placa instalada en el acceso a dicho sitio recreativo.   En el espacio ecológico, la vegetación con árboles de encino y pino, entre muchos otros, aunado a fauna de insectos y aves, hacen un paraíso para quienes desean respirar aire fresco y puro en recorridos a pie en un camino adoquinado que hace amigable su recorrido.   Castillo Hernández destacó la amplia variedad forestal en La Estanzuela, “Nuevo León es el estado con mayor diversidad de especies de encinos en el país, también tenemos elementos de pino blanco, pino real”.   “Aquí intervienen muchas especies neárticas, un poquito más tropicales, tenemos mucha diversidad de aves, de insectos, principalmente polinizadores, como las mariposas, una gran variedad de mariposas monarca e infinidad de especies herbáceas”, indicó.   “El Parque Nacional Cumbres de Monterrey está constituido por bosques, ya sean bosques de encino, de pino o mixtos, en contraparte, la otra porción semidesértica, que corresponde a los matorrales, ocupa un 34 o 36 por ciento, aquí –en La Estanzuela- es más abundante y exuberante, tenemos encinos y pinos que pueden alcanzar hasta los 15 metros de altura”, dijo.   Hay además especies herbáceas y leñosas, con 120 especies de aves e infinidad de insectos, hasta murciélagos y reptiles, mientras que en las aguas también se encuentran ranas y sapos.   “En México, las áreas protegidas de carácter federal son administradas por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y al momento hay 180 áreas decretadas bajo este esquema de conservación que corresponde más o menos al 12 por ciento de la superficie del territorio nacional que está conservándose”, puntualizó.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/255374/0/parque-nacional-cumbres-de-monterrey-fuente-ambiental-de-proteccion-en-nl/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR