Organizaciones civiles promueven Áreas Naturales Protegidas

Organizaciones civiles promueven Áreas Naturales Protegidas

Organizaciones de la sociedad civil promueven la conservación las Áreas Naturales Protegidas (ANP) de México, a través de programas de rescate y cuidado del medio ambiente, en coordinación con...

Organizaciones de la sociedad civil promueven la conservación las Áreas Naturales Protegidas (ANP) de México, a través de programas de rescate y cuidado del medio ambiente, en coordinación con instituciones de gobierno y ciudadanos.

Al llevar a cabo acciones de recuperación de bosques y suelos, denuncia ambiental y reforestación, diversas asociaciones suman esfuerzos para contribuir al resguardo de la biodiversidad que se encuentra en el territorio nacional, así como para prevenir su deterioro.

Tal es el caso de la organización Pronatura que en 2008 inició el Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua, y a la fecha han logrado recuperar 62 mil hectáreas de bosque con la plantación de 70 millones de árboles en todo el país.

El director de conservación y restauración ecológica de Pronatura, Eduardo Cota, expuso, en entrevista con Notimex que esta iniciativa es la más importante del mundo, superando incluso al Movimiento Cinturón Verde, promovido por la premio Noble de la Paz Wangari Maathai, quien impulsó la reforestación de 30 mil hectáreas de bosque en África durante 30 años.

“Es tan importante que el año pasado ganó un premio internacional, el Race Award, que lo otorga la Universidad de Harvard”, comentó el maestro en especialista en conservación y estudio de los recursos naturales.

El programa se llevó a cabo en coordinación con la Comisión Nacional Forestal, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la empresa Coca-Cola.

Pronatura es una organización mexicana encargada de la conservación del ambiente y promoción del desarrollo sustentable de las comunidades, fundada en 1981, está conformada por ciudadanos preocupados por el deterioro ambiental del país, con un consejo directivo constituido por empresarios y científicos.

“Nuestro gran programa trabaja en cerca 46 áreas naturales protegidas de carácter federal, 22 (ANP) estatales y dos (ANP) privadas. En las áreas naturales protegidas es donde reside el capital natural del país, donde se resguardan los principales bosques y ecosistemas, y donde también se proveen muchos de los servicios ambientales”, explicó el especialista.

Consideró que la recuperación de las ANP influye el factor humano por lo que en las actividades que impulsa el organismo, siempre incluyen a las comunidades que viven en los sitios donde trabajan.

“Son las comunidades las que tienen mayor conocimiento de cómo se ha deteriorado el ecosistema y también tienen el conocimiento de cómo recuperarlo”.

Como resultado de los proyectos productivos que han aplicado en las comunidades, Pronatura obtuvo destacados logros en beneficio del medio ambiente como la creación de arrecifes artificiales en el Golfo de California en 2001y la veda permanente de la comercialización de carne y huevos de tortugas marinas en México, en 1986.

Distribuida en seis regiones de México, Pronatura trabaja temas ambientales específicos en ANP como el Pico de Orizaba, el Cofre de Perote, en parque nacional La Malinche, el Nevado de Colima y Toluca y la reserva de la Mariposa Monarca.

El director de conservación resaltó que el principal problema que enfrentan las organizaciones civiles para llevar a cabo sus funciones es la insuficiencia financiera, pues afirmó que las iniciativas para cuidar el ambiente “no son fáciles, ni rápidas, ni baratas”.

“Un país con grandes desafíos ambientales también requiere una inversión muy fuerte”, aseguró Cota.

“Estamos en un momento histórico muy importante en donde estos grandes desafíos deben tener una mayor atención”, dijo.

Invitó a comprender que la conservación del ambiente beneficia a todos y su perdida también afecta a todos “por lo tanto corresponde a todos sumarse a la conservación”

Asimismo Miguel Rivas, campañista de océanos de la organización internacional Greenpeace, destacó la importancia de preservar el medio ambiente a través de modelos como las Áreas Naturales Protegidas.

“Cuando estamos protegiendo la naturaleza nos estamos protegiendo a nosotros mismos, la forma de vida como la conocemos depende de todo esto”, expuso.

Sin embargo, advirtió que se debe atender las políticas de resguardo ambiental cuidando que existan los elementos necesarios para poder mantenerlas de manera adecuada.

“No tiene mucho sentido decretar grandes extensiones de terreno si no tienes como financiarlas, cuidarlas y no les destinan los recursos adecuados”, dijo el también doctor en ciencias biológicas.

Sobre esta situación explicó que hasta diciembre de 2016, de las 181 ANP registradas en ese momento, sólo 102 contaban con un programa de manejo, necesario para establecer las reglas de un territorio protegido, que ayuda con el manejo del presupuesto destinado y ayudan a regular ciertas actividades como el turismo, evitando la sobre carga de visitantes.

“Las áreas naturales protegidas deben estarlo realmente, deben tener programas de manejo, presupuesto y personal a cargo”, expuso Rivas.

Detalló que legislar para hacer obligatorio el programa de manejo como requisito para declarar un ANP, también dificultaría la incorporación de más espacios para su conservación.

Es por eso que Greenpeace vela por la protección y cuidado del medio ambiente, como un ente fiscalizador de la ciudadanía frente a instituciones del gobierno.

Como muestra de sus acciones en el tema de las ANP, Greenpeace ha pugnado para que se aumente el polígono de protección de la vaquita marina.

El campañista destacó el logro México de lograr la meta Aichi 11 del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD), resaltando el papel que juegan las comunidades en la conservación del medio ambiente.

“Las comunidades tienen derecho de vivir de sus recursos siempre y cuando se haga de manera sustentable”, aseguró el ambientalista.

“Nosotros llamamos la atención sobre los problemas medioambientales, sobre las cosas que no están funcionando bien, pero intentamos unirnos a otras organizaciones”.

Para disfrutar de las bondades de los servicios que prestan los ecosistemas, como la purificación de agua, limpieza del aire, regulación del clima es necesario cuidar del ambiente, de lo contrario advirtió se corre un riesgo las sociedades. “Cuando dañas todo este tipo de ambientes todo esto se nos devuelve”, dijo.

Ambos especialistas coincidieron que el problema del cambio climático afecta directamente a los ecosistemas nacionales, en fenómenos como el aumento de huracanes más intensos, cambios en el régimen de lluvias, sequías e incendios descontrolados.

“Conservar las áreas naturales protegidas, ya sean terrestres y marinas, va a ayudarnos a amortiguar este tipo de eventos catastróficos, como los huracanes”, afirmó Rivas.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/255184/0/organizaciones-civiles-promueven-areas-naturales-protegidas/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR