Intuición llevó a cineasta a reconstruir el pasado familiar

Intuición llevó a cineasta a reconstruir el pasado familiar

Curiosa desde la infancia, la cineasta Gabriela Domínguez Ruvalcaba no imaginó que esa singularidad y la intuición la llevarían a crear su primer documental: “La danza del hipocampo”, que retrata la...

Curiosa desde la infancia, la cineasta Gabriela Domínguez Ruvalcaba no imaginó que esa singularidad y la intuición la llevarían a crear su primer documental: “La danza del hipocampo”, que retrata la historia de vida y convivencia de su propia familia.

“Desde siempre todo me daba curiosidad, pero ya mayor me intrigaba cómo funcionaba la memoria”, subrayó la creativa chiapaneca.

En entrevista con Notimex, la egresada de la Licenciatura en Comunicación de la Universidad de las Américas Puebla relató que “La danza del hipocampo” inicialmente se pensó como un proyecto de cortometraje apoyado por el festival Docs DF, cuyos organizadores fueron los primeros que confiaron en su idea.

“Luego logré la beca “Jóvenes Creadores” y con ese apoyo armé un cortometraje que nunca moví (sic), porque precisamente en ese lapso se empezó a integrar el equipo, entre ellos mi productora Érica Mercado”.

Más tarde con el respaldo de Carlo Corea, su guionista, comenzó a estructurar esa historia fílmica “a partir de recuerdos míos, que empecé a escribir en un diario, planteando la posibilidad de contarla a partir de siete momentos”.

Ya en marcha el proyecto del documental se unieron César Salgado (fotógrafo), con quien comenzaron a armar la carpeta de producción para solicitar recursos al Foprocine, tras darse a conocer la convocatoria del organismo en 2011.

“A partir de ese momento “La danza del hipocampo” se convirtió en un ensayo sobre la memoria”, expresó.

La cineasta señaló que poco a poco todo se fue materializando y la construcción de ideas derivó en un ensayo sobre la danza de recuerdos e imágenes, que suceden siempre en las personas.

“Todo ello me daba curiosidad, en cómo funcionaba ese proceso y el gancho, digamos la historia, la estructura narrativa la fuimos construyendo a la par con Carlo Corea, mi guionista”.

Añadió que a partir de recuerdos de ella empezó a escribir en un diario, a diseñar cinematográficamente cómo contar esa historia a partir de siete momentos.

Gabriela nació en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, donde reside. Lamentó que ahí no haya una Cineteca en la que se pueda difundir el séptimo arte.

El contacto con las imágenes filmadas le llegó a la cineasta a los 12 años de edad, época en la que comenzó a disfrutar ver en pantalla las reuniones de su familia desde muchos años antes de que ella naciera.

“Fue gracias a mi tío Beto quien fue el que filmó todas esas cintas o archivos de la familia, en formato de Súper 8 ”, relató.

Recordó con emoción que su tío organizó una función en su casa, donde les mostró unas películas de la familia, antiguas gran parte de ellas, filmadas en Durango, lo que significó algo mágico que le causó mucha ilusión en la infancia.

A esa edad, dijo, "no podía comprender la idea de cómo era posible que ese aparato que estaba haciendo un ruido raro y pasaba una película estuviera lanzando imágenes en movimiento".

Aseguró que en ese instante adquirió el gusto por el cine y año más tarde, cuando ya asistía a la universidad, pudo tener acceso a un enorme número de películas.

“Puedo decirte que ahí es donde tengo la película de mi propia vida y justo ese día en que mi tío nos pasaba esas películas de archivo, una tía grabó el momento en que nos estaba mostrando todo, entonces es la imagen de la imagen (sic), que tengo guardada en un videocasete”.

Resultó una anécdota muy chistosa que un videocasete en formato Beta, grabado en una película de super 8, años después pueda verla en la pantalla de computadora. “Es así como se lleva a cabo el traspaso del lenguaje durante varias generaciones”.

En honor a su tío Beto, Gabriela explicó que ella no es una cazadora de imágenes, pero sí una apasionada de las imágenes capturadas sobre la familia y los amigos.

Al paso del tiempo, ya como cineasta profesional, más que pasión, aseguró que el cine es un objetivo de vida, capturar imágenes y desarrollar un lenguaje con ellas.

Explicó que a través de las imágenes de archivo y mediante una película,llevó a cabo una reconstrucción de la memoria familiar, “fue algo muy interesante y muy bonito que surgió a partir del documental”.

Gracias al documental, las generaciones se unieron al observar los recuerdos de todos en la familia y cada vez que se proyectaba la película con ellos era rememorar otras historias.

Es así, recordó, que esas historias llevan a otras; como un rizoma de recuerdos que se va ampliando hasta el infinito.

Gabriela señala que, precisamente por rendir culto a la imagen, la gente se mete en problemas.

Para la cineasta la imagen es engañosa y poderosa, entonces puede usar para bien y para mal.

Informó que para la construcción de algo, se carece de un análisis selectivo que debe de poseer una congruencia de todas esas imágenes.

Para la joven cineasta “El tío Beto” es parte fundamental de su pasión por el cine y ese documental, a quien considera un angelito que unió a su familia.

“En su caso, él es una imagen que yo tengo muy vinculada a mi pasión por el cine, es un tío que, además, unió mucho a la familia, igual que mi abuelo, los dos juntaban a la familia todos los veranos en San Miguelito (Durango), es así que a final de cuentas, representa un símbolo de unión, de pasión por la imagen y el registro de la misma”.

Reveló que don Beto trabajó en los estudios donde se filmaban las películas de John Wayne, en Durango, considerada por muchos años la meca de películas de western.

“Mi tío empezó a trabajar en estos estudios como asistente primero, luego como chofer, después en efectos especiales de las películas, entonces se fue metiendo, se escabulló, él no estudió cine para nada, pero al final, conocía muchísimo de la producción de las películas.

Indicó que existe un making off de varias películas que se filmaron allá, hecho que al tío Beto le apasionó tanto, que terminó trabajando en el cine.

“Él tenía un taller mecánico y esa habilidad técnica con los aparatos le permitió involucrarse mucho en el cine, sin duda es una herencia en mi”, indicó.

Gabriela agregó que en la cinta “Pueblo de Madera” el cineasta Juan Antonio de la Riva refleja esa búsqueda de los recuerdos de infancia.

“El cine del que Juan Antonio habla en esa película, es un cine que existió en el pueblo de San Miguel, allá en Durango. Mi abuelo me cuenta que él iba ahí, es una historia que de alguna manera me llega directamente a partir de las historias de mi familia”.

La cineasta explicó que a Juan Antonio lo conoció después de haber filmado “La danza del hipocampo". “Para mí fue como conocer a un personaje que había estado y que era nombrado en mi familia, a través de mi abuelo y el tío Beto”.

Agregó que todo mundo apreciaba a los De la Riva y recordaban con gusto el divertimento que tenían en aquellos años, porque el papá de Juan Antonio era el que llevaba las películas a los pueblos de Durango, era como una persona muy conocida por todos allá.

La cineasta planteó que, definitivamente, todos llevamos un cineasta adentro y todos tenemos una película que contar acerca de nuestra propia vida.

Por lo tanto, según Gabriela, en ese sentido, “La danza del hipocampo” se vuelve tan familiar, que al proyectarla otras personas que no tienen ningún vínculo con su familia e historia se sienten identificados.

“Nadie podrá negarlo porque todos hemos tenido un tío Beto, un abuelo que construyó un columpio, un papá que nos abrazó en algún momento de manera especial, un primer amor, todos estos recuerdos que se van contando, son evocaciones de todos nosotros y al final se vuelve una cartografía de toda una generación”.

Por ejemplo, durante la película, la narradora describe que Gabriela recuerda que su primer beso le supo a una “Halls” de fresa, ella tendría como 12 años.

“La construcción de la película fue algo muy interesante porque en la imagen, yo no busco que sea representativa del momento que estoy contando, entonces, la imagen de alguna manera a mí me genera también ideas.

“Aunque no tuviera yo imágenes de esos recuerdos, sí hay un imaginario que se iba construyendo independientemente de todo”.

Toda esta parte de la memoria de las ciudades o histórica, la remiten también a su natal San Cristóbal de las Casas que habla precisamente del recuerdo que a ella tocó vivir a los 12 años, entre ellos el recuerdo del levantamiento zapatista que sucedió en las calles.

“La marcha del silencio en diciembre de 2012 fue impresionante e impactante en mí, era un desfile de cientos de zapatistas encapuchados en silencio marchando por la ciudad, fue una sensación intensa, una danza de resistencias”.

En “La danza del hipocampo” pudo imprimir otros recuerdos de las comunidades de su tierra.

Adriana Morales, una colega suya, la contactó con un antropólogo, quien tenía comunicación directa con la comunidad de San Can Cuc, Chiapas, donde habita una comunidad chamula, con mentalidad más abierta.

Gracias al apoyo de esas personas logró filmarlos y fotografiarlos para mostrarlos en la película, gracias a su flexibilidad pudo filmarlos.

“Fue de verdad muy bonito ser parte de esa ceremonia religiosa y que nos dieran la oportunidad de grabarlos, pues allá existe la creencia de que fotografiarlos es como arrancarles el alma”.

Subrayó que el objetivo principal del documental era describir el proceso de la memoria y que la elección de recuerdos de microhistorias que iban a ir enlazando al espectador a navegar en esas metáforas

“La historia de la familia Domínguez Ruvalcaba y de mi vida dentro de todo esto y un poco conllevan a describir a la memoria.

Destacó que la colaboración de la voz en off de la actriz Tamara Mazarraza atrapa al espectador que se ve reflejado en lo que ahí se describe.

“La danza del hipocampo” se estrenó este 14 de julio en la Cineteca Nacional y en el Cine Tonalá de Tijuana.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/244783/0/intuicion-llevo-a-cineasta-a-reconstruir-el-pasado-familiar/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR