Turismo en Yucatán llevó a la superación a indígena maya

Turismo en Yucatán llevó a la superación a indígena maya

Gracias al turismo sustentable algunos integrantes de las comunidades mayas han podido dejar el trabajo en la milpa y el aislamiento en general para salir adelante en sus aspiraciones de una mejor...

Gracias al turismo sustentable algunos integrantes de las comunidades mayas han podido dejar el trabajo en la milpa y el aislamiento en general para salir adelante en sus aspiraciones de una mejor vida.

Pocos logran prepararse académicamente y ser ellos quienes describan la importancia de la civilización maya, la grandiosidad e importancia de la selva, la flora, la fauna y las zonas arqueológicas que hace cientos de años fue el hogar de esa civilización.

Es el caso de Paulino Poot Uitzil, quien pertenece a la comunidad de Pacchen, además es trilingüe (habla español, inglés y francés) y desde hace dos años está certificado como Guía de Turistas General de acuerdo con la Secretaría de Turismo y el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

“Mi papá trabajaba en la milpa y siempre me dijo que no deseaba que yo estuviera así como él. Me dijo: ‘tú, quiero que estudies, no espero que seas como yo, así que ponte las pilas’”, recordó Paulino.

Desde los seis años de edad Poot Uitzil ayudaba a su padre en la milpa, “que es lo que siempre se hacía en el pueblo, actualmente hay unas familias que lo siguen haciendo”. El entrevistado estudió la primaria en Pacchen “y cuando salía me iba a la selva a tumbar árboles y ayudar con el proceso de la siembra y todo eso”.

Ante la insistencia de su progenitor debió mudarse a otra comunidad, toda vez que en Pacchen sólo había primaria. “Me fui a Tres Reyes a estudiar la secundaria, todos los días iba en mi bicicleta ida y vuelta por la selva”.

“Cuando terminé me mudé a Cobá, que es la comunidad más cercana en la que hay un bachiller y todo este proceso del estudio fue gracias al turismo, anteriormente nadie tuvo la oportunidad de salir y sólo estudiaba la primaria, que era lo único que teníamos. Algunos si la terminaban y otros, por la necesidad de trabajar, abandonaban los estudios”.

“De mi comunidad sólo dos primos y yo seguimos estudiando y terminamos el bachillerato”, confesó el ahora guía, quien recuerda que desde bebé tuvo que moverse de comunidad, toda vez que Pacchen no tenía curanderas y nadie apoyaba a las embarazadas.

“Los papás tenían que mudarse a Chemax durante el proceso (embarazo), ahí nací pero a los dos días de haber nacido el partero nos dio autorización para regresar a Pacchen”, rememoró.

En entrevista con Notimex, Paulino reconoce que lo más difícil era alejarse de la familia, “no estamos acostumbrados a estar lejos de ella y debía dejarla, me la pasaba toda la semana en Cobá y ya el fin de semana regresaba, pero ¡imagínate esos cinco días lejos, uno no está acostumbrado a eso!”.

“Cuando acabé el bachillerato tuve la oportunidad de asistir a la Universidad de Valladolid Yucatán, ahí estudié la Licenciatura en Idiomas”.

Fue ahí que le enseñaron inglés y francés, además de que tuvo un mayor contacto con los guías especializados de Alltournative, una empresa que considera al turismo como actividad sustentable y se dedica al ecoturismo, “yo decía, algún día seré uno de ellos”.

“Cuando yo iba en cuarto grado de la primaria los conocí por primera vez y fue una experiencia bien padre, hablaban en diferentes idiomas que nosotros no sabíamos que existían, pero desde que los escuché y vi cómo interactuaban con la gente, aunque no entendía nada de lo que decían en ese momento, pues quise aprender más”.

La motivación de su padre y la admiración por aquellas personas le permitieron no mirar atrás cada que se despedía de su familia y continuar, hoy en día “soy guía arqueológico”.

La certificación la obtuvo tras estudiar durante seis meses en la Universidad de la Salle que tiene su sede en Cancún pero la impartían en Playa del Carmen. “Estas escuelas creo tienen convenio con el INAH, así que tienen toda esa concesión de poder dar clases de toda la arqueología de México”.

“Tras varios exámenes la escuela mandó todo a la Ciudad de México, ahí checan los papeles y después, si pasas, te dan tu licencia, con ella puedo ser guía en todos los sitios arqueológicos del país. Ya llevo dos años con ella”, comentó entusiasmado.

Debido a su trabajo Paulino debió mudarse a Playa del Carmen, por la cercanía. Sin embargo, “todos los fines de semana viajo a mi comunidad, me muevo para allá porque la verdad la ciudad casi no me gusta para vivir, entonces todos los fines de semana yo viajo a la comunidad con toda mi familia y regreso los lunes en la mañana”.

Actualmente Pacchen sigue siendo una comunidad pequeña, “somos creo como 300 personas”. Sin embargo ha crecido “anteriormente éramos de 150-180, ya creció y los que habitamos ya contamos con agua potable, energía eléctrica, que llegó hace como unos cinco años y eso fue gracias más que nada por Alltournative, empresa que está muy metida con la selva”.

A diferencia de otras empresas que buscan su propio beneficio y compran las tierras de las comunidades y luego las explotan, esta “cuida a la comunidad maya, siempre se mantiene la flora, fauna y el agua más que nada en los cenotes, por eso siempre se ducha la gente antes de entrar, para mantenerlo”.

Aparte no compra tierras, las renta, con lo que se  permite que las comunidades mantengan su hogar.

“Es una ayuda muy grande para la gente porque como la empresa está trabajando en conjunto con la comunidad, pues el beneficio está en ambas partes, no es de que sea un parque con un dueño y que vaya la gente, es como una renta, las comunidades rentan su propiedad a la empresa para dar acceso; pero la gente sigue siendo dueño de las tierras y de todo lo que hay en ella”.

A sus 30 años Paulino es consciente de que a pesar de la belleza que resguarda la Península de Yucatán, la tierra ya no es como antes, motivo por el cual los mayas deben buscar ingresos extras para sobrevivir.

“El turismo es una gran oportunidad que todos tenemos por acá en las comunidades y en todas partes, es un gran apoyo económico también porque ahora las tierras no son lo mismo que antes, hace como unos 15 años.

"Tú sembrabas algo y tenías una buena cosecha, no había necesidad entonces de producir dinero, porque en la tierra tú hacías crecer de todo: plantas tu maíz, frijol, calabaza, tienes tus animales y todo crece súper bien”

“Hoy pues no es lo mismo entonces, por eso debes tener un ingreso extra y gracias al turismo lo tenemos, además también nos da la oportunidad de conocer gente de todas partes, otras culturas, muchísimas cosas que ni siquiera imaginábamos cuando vivíamos en la comunidad así aislados de todo y no sabíamos ni siquiera que existían otros países, otros idiomas, otra gente. Es una gran oportunidad de conocer más el mundo donde estamos”, detalló.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/244732/0/turismo-en-yucatan-llevo-a-la-superacion-a-indigena-maya/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR