Cuando el arte africano dejó de ser un trofeo colonial y se convirtió en vanguardia

´Sleeping Muse´
´Musa durmiente´´, obra de Brancusi del año 1910 (Constantin Brancusi - The Metropolitan Museum of Art, Alfred Stieglitz Collection- © 2012 Artists Rights Society (ARS), New York / ADAGP, Paris)
Ampliar
  • Una exposición documenta cómo África caló en Diego Rivera y otros artistas como Picasso, Matisse, Brancusi y Stieglitz.
  • Los marchantes y los coleccionistas más audaces de Nueva York comenzaron a interesarse en 1914 por las estatuillas, los utensilios y las máscaras del continente.
  • Lo que siempre se había considerado una manifestación popular, pasó a ser un icono modernista que impulsó las vanguardias.

Las líneas claras, la madera pulida, la importancia de la representación humana y el estilo esquemático hacían del arte africano una fuente de inspiración que nunca antes se había tenido en cuenta. A principios del siglo XX, cuando el arte occidental sufría rupturas y transformaciones, la autenticidad de África era irresistible para la búsqueda de nuevos lenguajes.

Como sucedió en Europa, los artistas de la vanguardia neoyorquina y sus patrones más influyentes comenzaron a interesarse por las estatuillas y las máscaras poco antes de la I Guerra Mundial. La muestra African Art, New York, and the Avant-Garde (Arte africano, Nueva York y las vanguardias), en el Metropolitan Museum of Art (MET) de Nueva York, documenta el momento en que esas manifestaciones dejaron de ser consideradas como trofeos coloniales y comenzaron a verse como iconos modernistas.

En un recorrido de más de 60 trabajos de creadores africanos anónimos y figuras de fama mundial, la exposición presenta fotografías, esculturas y pinturas de Diego Rivera, Picasso, Alfred Stieglitz, Henri Matisse, Constantin Brancusi, Charles Sheeler y Francis Picabia. El contraste entre los dos mundos recrea los estímulos que recibieron los europeos y los estadounidenses para continuar con la evolución de sus estilos.

El 'descubrimiento'

La muestra comienza con el descubrimiento del arte africano en los EE UU en 1914. Fue en ese año cuando dos galerías de la gran manzana presentaron a sus clientes habituales una selección de esculturas. La Washington Square Gallery y la galería dirigida por el fotógrafo Alfred Stieglitz (conocida como 291) escogieron piezas de países como Costa de Marfil y Gabón, entonces colonias francesas. Stieglitz organizó una importante exposición en la que mostraba artefactos como obras de arte: el MET reúne de nuevo varios de estos trabajos —algunos nunca expuestos tras el evento— y una colección de fotos de la exposición original.

Stieglitz expuso artefactos y herramientas como obras de arteNueva York se convirtió en los años siguientes en uno de los mercados centrales de arte africano y los marchantes siguieron con la tónica de Stieglitz, ofreciendo herramientas y útiles por su valor estético. De 1915 a 1919, los coleccionistas más audaces se hicieron con un gran número de obras que se exponen en las fotografías de Charles Sheeler, que las catalogó en sus instantáneas con una iluminación dramática que acentuaba los aspectos que él encontraba novedosos.

El renacimiento de Harlem

El interés institucional llegó en los años veinte. La muestra dedica una sección a los primeros centros interesados en reunir obras africanas, como el Museo de la Universidad de Pensilvania. También comenzó a ser tentadora la producción de los creadores que utilizaron África para llevar su arte a otro nivel. El caso más claro es tal vez Picasso, que expuso en 1923 una colección de obras cubistas resultantes de la inspiración exótica del continente.

La muestra despeja muchas incógnitas sobre el nacimiento de las vanguardiasEl recorrido termina con una sección dedicada al renacimiento de Harlem, un movimiento protagonizado por artistas afroamericanos del barrio neoyorquino que buscaron en los años veinte y treinta una vuelta a los orígenes. El filósofo Alain LeRoy Locke (1885-1954) se hizo con una extensa colección procedente del Congo belga como material de estudio para otros artistas y el museo expone algunos de estos trabajos ahora dispersos y rara vez expuestos.

Las relecturas de las máscaras tribales de Malvin Gray Johson (1896-1934) y los ejemplares nigerianos y congoleños que las inspiraron cierran una muestra que despeja muchas incógnitas sobre el nacimiento de las vanguardias en el arte europeo y estadounidense.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/219/0/arte-africano/vanguardias/exposicion/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR