Agustín Carstens niega desencuentro con gobierno en su renuncia

La decisión de aceptar el cargo de gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) a partir del 1 de octubre de 2017, no obedece a ningún desencuentro con el...

La decisión de aceptar el cargo de gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) a partir del 1 de octubre de 2017, no obedece a ningún desencuentro con el gobierno federal, aclaró el aún gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

“De ninguna manera se debe leer mi salida a una reacción de mi parte a una situación coyuntural o algún supuesto desencuentro con la Secretaría de Hacienda o el gobierno federal, no hay nada de eso”, subrayó en rueda de prensa.

Respecto a la renuncia al cargo de gobernador del Banxico que presentó este jueves al presidente Enrique Peña Nieto, acotó que los tiempos para tomar este decisión “no los marco yo”.

Carstens presentó su renuncia como gobernador del Banxico tras casi siete años en el cargo, la cual es efectiva a partir del 1 de julio de 2017, ya que aceptó la designación como gerente general del BIS a partir del 1 de octubre, por un periodo de cinco años.

El funcionario mexicano negó también que su renuncia signifique que “el que capital se baje del barco en medio de la tormenta”, en referencia a la volatilidad internacional, ya que todavía seguirá al frente del Banxico durante los próximos siete meses “y espero que la tormenta no dure tanto”.

“Aquí estaré, trabajando con toda entrega, con la Junta del Gobierno, con el personal del banco, pero también debo subrayar con una gran coordinación con la Secretaría de Hacienda en los diferentes ámbitos y órganos en los interactuamos”, aclaró.

Carstens afirmó que la coordinación con la Secretaría de Hacienda es fundamental “y ha sido excelente” en los últimos tiempos, por lo cual reiteró que su salida del Banxico no debe verse como una reacción de su parte a una situación coyuntural o algún supuesto desencuentro con esta dependencia o el gobierno federal.

Comentó que si bien el Banxico tuvo diferencias con la Secretaría de Hacienda en cuanto a sus respectivos pronósticos de crecimiento económico, ninguna de las dos instituciones tiene “una esfera que nos permita pronosticar correctamente”.

En su opinión, estos sólo fueron “pequeños destellos de diferentes opiniones en un mundo de altísima incertidumbre, no se deben interpretar como desavenencias o pleitos, sino como una reflexión del mundo de incertidumbre que estamos viviendo”.

Explicó que en su carta renuncia al presidente Peña Nieto agradeció el gran respeto que se ha tenido a la autonomía del Banxico y destacó que con todos los secretarios de Hacienda con los que ha interactuado también la han respetado y ha tenido un diálogo de calidad, en el cual se entiende el mandato exclusivo de la institución, que es procurar la estabilidad de precios.

De acuerdo con Carstens, tomó esta decisión “responsable” con el interés de seguir sirviendo en un ámbito más global, y porque el Banxico es una institución autónoma con gran capital humano y sus decisiones no dependen de su gobernador, sino de su Junta de Gobierno.

“La fortaleza institucional que tiene el Banco de México permite que yo tome este paso, estoy seguro que en su momento el señor presidente hará una designación atinada, y en ese sentido, el banco va a tener un buen gobernador y el país va a ganar a un representante en una institución de alta responsabilidad en el exterior; veo que esta es una ganancia para el país”, argumentó.

Sobre el perfil que debe tener su sucesor ante el escenario económico actual, bromeó al decir “que sea más esbelto”, además de que cumpla las características que marca la Ley del Banxico, entre ellas, que tenga experiencia en materia financiera y en asuntos de política económica, “y hay muchos en México”, entre ellos los actuales miembros de su Junta de Gobierno.

Recomendó a la Secretaría de Hacienda una buena implementación de las metas de consolidación fiscal ya aprobadas en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2017, y confió en que así lo hará.

“Van bien las cosas, está bien puesta la mira, y yo conozco la capacidad de ejecución del secretario Meade”, destacó el funcionario, al asegurar que manejará la política fiscal de la manera que más favorezca la estabilidad económica del país y lo ponga en una senda de crecimiento acelerado y sostenido.

A su sucesor en el Banco de México, le aconsejó seguir invirtiendo en el capital humano del instituto central, que es su principal activo y le ha permitido que sea una institución de excelencia; “hay que invertirle al banco en ese sentido, es un proceso continuo y esa ha sido la fórmula de éxito de esta institución”.

Carstens calificó como “exagerado” pensar que la volatilidad que registró este jueves el tipo de cambio se atribuya a su decisión de renunciar al Banxico para irse al BIS, pues todavía continuará siete meses más al frente del organismo autónomo.

“El mercado sabe que si bien el gobernador es la cara visible del banco, las decisiones no dependen de mí, y yo pienso que lo que ha venido pasando son reacciones sobre todo al movimiento en las tasas de interés internacional; es volatilidad que yo diría está dentro de lo normal”, acotó.

Precisó que continuará al frente del Banxico hasta el 30 de junio de 2017, y confió que para entonces el presidente Peña Nieto ya haya tomado una decisión respecto a su sucesor, y ese periodo permitirá que hay una “transición tersa, ordenada, sin sobresaltos y bien meditada”.

“No pienso que esto sea un problema de alguna naturaleza”, estimó a la pregunta de si su renuncia al Banxico fue irresponsable, ya que habrá tiempo suficiente para conocer al nuevo gobernador del banco central, con quien podrá tener un diálogo que le permita entrar con todo conocimiento de la institución y de las decisiones que debe tomar.

Carstens expresó que tomó la decisión de renunciar al Banco de México “con sentimientos encontrados”, pues por una parte es una gran alegría y honor el reconocimiento que supone su nombramiento como gerente general del BIS, donde el será el primero procedente de un país emergente.

Pero por otra parte, “no resulta fácil renunciar al Banxico, la institución a la que debo mucho de mi vida profesional, y en la que he aprendido la virtudes del trabajo diligente, de la honestidad a toda prueba y del uso inteligente y generoso de nuestra capacidades y talentos al servicio del país”, añadió.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/164323/0/agustin-carstens-niega-desencuentro-con-gobierno-en-su-renuncia/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR