Prejuicios y estigmas frenan la cultura de prevención del VIH

Los prejuicios y los estigmas de la población mexicana sobre el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) continúan siendo el principal obstáculo para desarrollar una cultura de prevención y...

Los prejuicios y los estigmas de la población mexicana sobre el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) continúan siendo el principal obstáculo para desarrollar una cultura de prevención y diagnóstico oportuno de este agente infeccioso, afirmó Nicole Finkelstein, coordinadora de AIDS Healthcare Foundation (AHF) México.

Expuso que desafortunadamente sigue latente un pensamiento negativo en torno al VIH. “Mucha gente no acude a hacerse una prueba de detección por miedo a vivir discriminada si sale reactivo, pensando que puede perder su trabajo, que no tendrá dónde conseguir el medicamento o que no sabrá cómo informarlo a su familia”, señaló en entrevista.

Para erradicar estas ideas negativas, es necesario reforzar la educación para que toda persona con vida sexual activa incluya en sus estudios de rutina, por lo menos una vez al año, una prueba de VIH, como sucede para detectar otros problemas de salud como el cáncer de mama, consideró Finkelstein.

“La mayoría de la gente que acude a AHF son parte de la población LGBT porque son personas consciente de que tienen prácticas de riesgo y tienen más educación sobre la prevención del VIH, es un tema menos tabú entre ellos. Esta es la cultura que debería existir en la ciudadanía en general, al final es una enfermedad que no distingue entre géneros o preferencias”, apuntó.

La representante de esta organización que busca concientizar a la población para reducir nuevas transmisiones, resaltó que es necesario ofrecer a la población mayor información sobre los programas de pruebas rápidas de detección de VIH, que son una opción efectiva y oportuna, sin la necesidad de un laboratorio.

“Su nivel de confiabilidad es del 99.6 por ciento, tarda desde dos minutos en dar un resultado y tiene un procedimiento sencillo y práctico: solo se pica el dedo con una lanceta para tomar una pequeña muestra de sangre que es depositada en un recipiente que arrojará un resultado reactivo o no reactivo”.

La coordinadora de AIDS Healthcare Foundation explicó que estas pruebas revelan si un individuo está generando anticuerpos contra el VIH, “no detecta el virus como tal, por eso resulta indispensable esperar tres meses después de una práctica de riesgo para que sea efectiva, lapso que es conocido como tiempo de ventana”, subrayó.

En caso de que una persona sea reactiva, se le hace otra prueba de confirmación y finalmente se le ofrece un servicio de vinculación con algún sector de salud para que reciba su tratamiento correspondiente.

“Se guía al paciente hasta que se le realiza el siguiente estudio en algún centro de salud, que ahora si es la carga viral conocida como Wester Blot, la cual se practica como norma oficial para confirmar el diagnóstico y a través de esta se puede determinar el avance del VIH en la persona y el estado de salud en el que llega”, anotó.

Finkelstein destacó que un acompañamiento se considera exitoso una vez que el paciente ya tiene su tratamiento, previamente se le lleva de la mano durante los tres primeros meses para apoyarlo con la documentación requerida, los estudios pertinentes y la entrega de sus medicamentos.

Sin embargo, los vinculadores no pueden extender más allá de algunos meses el seguimiento debido a la demanda de asesorías que hay en la Ciudad de México.

“Diario hay personas que resultan reactivas y no podemos acompañarlos durante dos años, por ejemplo, estamos con ellos durante un periodo pertinente para que se conozca todo el procedimiento, pero siempre se está abierto para cualquier asesoría o duda que se presentara después de este lapso”.

Para la coordinadora de la fundación es importante que exista un guía en la realización de pruebas rápidas para así darle seguimiento al paciente, por eso no recomienda hacerlo en casa y sin la presencia de un profesional.

“Un resultado mal interpretado puede tener consecuencias desfavorables, no se trata de una prueba de embarazo, es mejor acudir con gente capacitada para que se le pueda apoyar en mantener un buen estado de salud, al menos en la fundación, casi el 90 por ciento de personas que han sido reactivos fueron vinculadas, es poca la gente que no cuenta con su tratamiento”, concluyó.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/164269/0/prejuicios-y-estigmas-frenan-la-cultura-de-prevencion-del-vih/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR