En quinto centenario cachaça brasileña sigue desconocida en el mundo

Imprescindible en las fiestas nocturnas de samba, la cachaça –bebida base de la mundialmente conocido cóctel ‘caipirinha’- cumple 500 años desde su invención, aunque este aguardiente todavía no ha...

Imprescindible en las fiestas nocturnas de samba, la cachaça –bebida base de la mundialmente conocido cóctel ‘caipirinha’- cumple 500 años desde su invención, aunque este aguardiente todavía no ha logrado abrirse camino a nivel internacional.

Sólo tres países reconocen la cachaça como una bebida con denominación de origen brasileña: Colombia, Estados Unidos y –desde julio de 2016- México.

Los dos gigantes latinoamericanos firmaron un acuerdo bilateral este año, que reconoce recíprocamente la denominación de origen de la cachaça y del tequila.

Un acuerdo del que se congratulan los productores asociados en el Instituto Brasileño de la Cachaça (IBRAC), que trabaja desde hace años por emular la expansión mundial del tequila.

Brasil produce anualmente 800 millones de litros de cachaça, pero la casi totalidad de ésta va para el mercado nacional, ya que sólo cerca del uno por ciento de la producción es exportada.

En 2015 las exportaciones cayeron un 17 por ciento y totalizaron apenas 1.3 millones de litros, una cifra insignificante si se compara con el tequila, que en el mismo año logró un récord de exportaciones con 180 millones de litros comercializados en más de 120 países.

Esa proyección internacional de la bebida derivada del agave quiere ser emulada en Brasil, donde los productores piden mayor apoyo, inversión y promoción al gobierno para fomentar las ventas internacionales de cachaça, explicó el director del IBRAC, Carlos Lima, que aspira a ejercer de organismo regulador.

Otro de los desafíos es la formalización de la producción, como ya sucediera con el tequila en México, con el objetivo de crear marcos de fabricación con estándares de calidad, procedimiento y etiquetado.

Ello porque en torno al 80 por ciento de la producción de la cachaça –también llamada ‘pinga’- es “informal”, según datos del IBRAC.

El Ministerio de Agricultura tiene mil 500 productores registrados, pero datos del censo agropecuario indica que hay más de 11 mil productores.

Ello significa que la inmensa mayoría de medianos y pequeños productores no siguen unas normas estandarizadas fitosanitarias que garanticen la calidad y excelencia de este aguardiente, elaborado a partir de la destilación del jugo extraído de la caña de azúcar.

“O sea tenemos una informalidad cercana al 80 por ciento”, dice Lima, quien explica que esa situación puede ser revertida con la aprobación en octubre de una medida legislativa que permitirá a los pequeños productores a acogerse a un programa de creación de microempresas y pasar a la formalidad.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/162820/0/en-quinto-centenario-cachaca-brasilena-sigue-desconocida-en-el-mundo/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR