Neo Rauch, el cotizado pintor indescifrable que une el realismo social, el pop y el surrealismo

´Nest´
Uno de los óleos recientes del pintor alemán (Neo Rauch - Collection De Heus -Courtesy of Galerie EIGEN + ART Leipzig/Berlin and David Zwirner, New York Photo: Uwe Walter, Berlin)
Ampliar
  • Un museo de Bruselas organiza una de las mayores exposiciones del autor alemán en Europa, con 70 cuadros y dibujos de 38 colecciones diferentes.
  • La obra de Rauch se caracteriza por sus escenas inconexas y misteriosas protagonizadas por seres híbridos y reales.
  • Criado en la parte oriental de Alemania, su obra tiene ecos del realismo social. La caída del Muro de Berlín lo expuso al arte occidental y al cómic.

Cada pintura se presenta como una adivinanza sin solución. En las obras del alemán Neo Rauch (Leipzig, 1960) hay un aire de misterio, dramatismo y teatralidad, escenas intrigantes en las que no se llega a saber muy bien qué sucede entre los personajes que las protagonizan.

Creció en la parte oriental de Alemania y presenció la caída del Muro de Berlín con 29 años. Sus cuadros presentan elementos del realismo social que imperaba en la República Democrática Alemana y ecos del siglo XIX, pero también descubren influencias del pop art, el surrealismo y el cómic. Rauch —artista cotizado y reconocido internacionalmente— ha sido comparado al Bosco, Tintoretto, William Hogarth, Max Beckmann y Max Ernst.

El museo Bozar de Bruselas inaugura el 20 de febrero la mayor exposición organizada en Bélgica de la obra del artista. Neo Rauch: The Obsession of the Demiurge (Neo Rauch: La obsesión del demiurgo) es una cuidada selección de obras del autor de 1993 al presente. En un punto estratégico, sede de los organismos europeos, el centro exhibe los trabajos de una figura representativa del arte europeo actual.

La muestra de Bruselas es la presentación de la carrera del pintor ante un público masivo en una localización simbólica. La colección de 70 obras entre pinturas y dibujos proviene de 38 colecciones diferentes de museos como la Pinakothek der Moderne de Múnich (Alemania) o el Essl de Viena.

Piezas deseadas por los museos

Durante su etapa formativa se inspiró en los expresionistas Max Beckmann, Otto Dix y Oskar Kokoschka. A los 12 años, vivió una revelación al descubrir por casualidad, entre los libros de su abuelo, un tomo con reproducciones de Salvador Dalí.

La caída del Muro de Berlín y la reunificación de Alemania le dieron la oportunidad de exponerse a la influencia del arte occidental y del pop. A pesar de la escasa popularidad de la pintura figurativa en la décadas de los noventa, Rauch ha experimentando un ascenso meteórico de popularidad y sus obras se han convertido con el tiempo en piezas deseadas por los principales museos del mundo.

Rauch se decanta ahora por obras a gran escala y cada vez más complejas En los últimos años, el pintor se decanta por escenas cada vez más complejas realizadas a gran escala. El conjunto resulta intrigante e inconexo, con la presencia de criaturas híbridas y reales unidas por actividades para las que no hay una explicación clara.

A veces la acción resulta violenta, pero la indiferencia de los implicados impide que el espectador se preocupe o empatice con la situación. Los cuadros de Rauch —de colores vivos, seres atemporales e inusuales juegos de perspectiva— celebran lo imposible y silencian las interpretaciones.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/1332/0/neo-rauch/pintor/realismo-social-surrealismo/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR