Patricia Piccinini, esculturas deformes que atraen y repelen

´The Carrier´
´The Carrier´ (´El portador´), escultura de plástico reforzado con vidrio, silicona, pelo humano y tela (Patricia Piccinini - Haunch of Venison)
Ampliar
  • Con las obras hiperrealistas examina la frontera entre lo artificial y lo natural en un mundo empeñado en la perfección del cuerpo.
  • Presenta híbridos, deformaciones y mutaciones que revelan nuestro miedo a la enfermedad y al envejecimiento y la obsesión por la apariencia.
  • La artista, nacida en Sierra Leona y residente en Australia, también reflexiona sobre las máquinas en esculturas de motocicletas que actúan como humanos.

Atraen y repelen, son criaturas desconocidas que no encajan en nuestras espectativas; cuerpos que parecen de carne y hueso, pero que se presentan como una mutación, un híbrido o una deformación de lo que reconocemos como normal.

Con las criaturas hiperrealistas de piel desnuda, lunares, pelos, arrugas y formas incomprensibles, la artista residente en Australia Patricia Piccinini (Freetown-Sierra Leona, 1965) hace dibujos, esculturas, fotografías y vídeos que examinan la frágil frontera entre lo artificial y lo natural. En un mundo empeñado en humanizar la tecnología y homogeneizar el cuerpo humano para eliminar cualquier incómoda diferencia, las obras retan al espectador con un aspecto que dista mucho del ideal de perfección.

Patricia Piccinini: Those Who Dream By Night (Patricia Piccinini: Aquellos que sueñan por la noche), en la galería Haunch of Venison de Londres hasta el 12 de enero, repasa la trayectoria de la autora desde 2005 y culmina con cinco esculturas nuevas a gran escala. Una de ellas es The Carrier (El portador), un trabajo en plástico reforzado con vidrio, silicona, pelo humano y tela que presenta a una anciana transportada de modo poco convencional por un ser con características homínidas y mirada humana.

Ciencia médica y biotecnología

Combina su fascinación por la ciencia médica y la biotecnología con los miedos y las preocupaciones de la sociedad moderna —como la apariencia, el envejecimiento y la enfermedad— relacionadas con la naturaleza pero tratadas de modo antinatural. La aplicación de características animales, la ausencia de rostro, los miembros atrofiados y la flaccidez de los músculos son una personificación del disgusto que generan la malformación y la decadencia física.

Piccinini se pregunta de qué manera la tecnología cambia nuestra humanidadLa artista no se limita a la anatomía y también reflexiona sobre las máquinas en una serie de esculturas protagonizadas por motocicletas que actúan como humanos. Las extrañas escenas hacer referencia al instinto universal para aplicar emociones propias de nuestra especie a los animales y las cosas. Piccinini se pregunta con esa serie de trabajos entre surrealistas y de ciencia ficción de qué manera la tecnología cambia nuestro entendimiento sobre lo que significa ser humano y altera también nuestras relaciones con los demás.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/noticia/131/0/patricia-piccinini/esculturas-hiperrealistas/exposicion/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR