Self-Portrait of Suffering 1961

La Tate Modern exhibe la obra deslumbrante del pintor sudanés octogenario Ibrahim el-Salahi

ÁNXEL GROVE

  • Es el pintor vivo africano con una obra más profusa y honda, basada en su propio devenir como exiliado y en la cultura islámica.
  • Pinta sobre todo en lenguaje abstracto y usó el blanco y negro, "los colores del aire y la tierra de Sudán", para 'Lo inevitable', considerado "el Guernica africano".
  • Ejerce la pintura desde los años 50, fue el primer artista en llevar a los lienzos la caligrafía islámica. Se refugió en el Reino Unido tras ser encarcelado en su país.