El Open de Australia aplica la política de calor extremo al alcanzar los 44 grados

El Open de Australia aplica la política de calor extremo al alcanzar los 44 grados

  • El partido entre Tsonga y Bellucci, que empieza al aire libre en la Hisense Arena, terminará con el techo puesto.
  • La regla dice que la suspensión de los partidos tiene que ser a la conclusión del set.

El Open de tenis de Australia adoptará medidas excepcionales ante la ola de calor que hay en la ciudad de Melbourne, donde se celebra el encuentro.

El árbitro del torneo Wayne McKewen invocó la Política de Calor Extremo, que se implementó en 1998 y que permite suspender los partidos al final de un set o simplemente el no programar encuentros en las pistas exteriores hasta que mejoren las condiciones meteorológicas, entre otras medidas.

Los tenistas pueden sufrir dolor de cabeza, vómitos e, incluso, desmayos y alucinaciones

Los partidos se están jugando a temperaturas superiores a los 40 grados centígrados, aunquese pueden elevar las temperaturas en esa ciudad hasta los 55 grados.

Una actividad que los especialistas en medicina deportiva no aconsejan. "Es desaconsejable la práctica del tenis a esas temperaturas", relata a 20minutos el doctor Gilberto Díaz Motola. "Son partidos muy largos; el tenista expone una excitación durante un tiempo muy prolongado", cuenta.

Unas temperaturas que, principalmente, pueden causar la "deshidratación" de los tenistas. "Esa es la consecuencia principal. Deshidratación, desequilibrio electrolítico (calcio, magnesio, potasio y sodio), que puede provocar distintos síntomas", explica el doctor Díaz Motola. Entre esos síntomas están "el dolor de cabeza, los vómitos, la pérdida de fuerza, adormecimiento de los miembros e, incluso, desmayos y alucinaciones".

¿Se puede combatir?

Algo que se puede combatir o, al menos, prevenir. "Hay que hidratarse, más aún, antes de jugar un partido con esas condiciones. Utilizar bebidas isotónicas. También comer bien, sobre todo fruta: plátano y naranja", cree el doctor. Eso antes, porque durante el partido, al tenista ya solo le quedará "hidratarse u meter mucho más líquido al cuerpo que en un partido cualquiera".

Si a pesar de todo, el deportista sufre un gole de calor o un desvanecimiento, habrá que actuar con rapidez. "Hay que buscar una vía para reponer líquidos y electrolitos. Se puede utilizar también cámaras de frío, pero lo aconsejable es hospitalizar al deportista", indica Díaz Motola.

Quejas de los tenistas

En medio de ese extremo calor, los tenistas se han quejado de las altísimas temperaturas.

Rafa Nadal, tras ganar su partido de segunda ronda ante Thanasi Kokkinakis, comentó que el intenso calor hace "imposible" jugar en las pistas exteriores.

Una de las medidas ha sido que las pistas se cierren, aunque eso conlleve el retraso de los partidos. Nadal saltó a la pista central más tarde lo previsto debido al cierre del techo del Rod Laver Arena. El número uno del mundo reconoció que así las condiciones "eran mejores, sin duda", aunque igualmente "duras". "Había mucha humedad", afirmó.

Por poder, un deportista tolera temperaturas de 43 grados, pero tomando medidas excepcionales

Por su parte, María Sharapova dijo que sintió que estaba a punto de desmayarse durante el duelo que ganó a la italiana Karin Knapp. Y Dancevic dijo ver a Snoopy cuando se desamayó por el calor.

La australiana Samantha Stousur pidió que se aplique el "sentido común" en favor del bienestar de los tenistas, oficiales, los recogepelotas y el público en general, mientras que el campeón de Wimbledon, el escocés Andy Murray, advirtió que alguien podría sufrir un ataque cardíaco.

Carla Suárez, por su parte, cree que se juega "a más de 40 grados contra la naturaleza del ser humano".

No se sabe si contra su naturaleza, pero sí de una forma muy peligrosa. Porque, ¿cuánto puede aguantar el cuerpo humano? "Somos máquinas. Lo que aguanta nuestro cuerpo depende de, precisamente, cada cuerpo. Por poder, un deportista de élite puede tolerar temperaturas de 43 grados, pero tomando medidas excepcionales, como las indicadas anteriormente", asegura el doctor Díaz Motola. Eso sí, "por encima de los 40 grados, médicamente, es desaconsejable jugar. Directamente, no hay que jugar", advierte.

Los tenistas deben intentar "no obsesionarse"

Evidentemente, estas condiciones afectan psicológicamente a los deportivas. Según el psicólogo deportivo Luis Antón (www.psicologosmadris-ipsia.com), el tenista se enfrenta a un difícil reto y puede que se llegue incluso a "obsesionar", algo que tiene que evitar. "Los tenistas tienen mucho tiempo entre punto y punto, y esas condiciones pueden hacerles pensar demasiado y llegar a obsesionarse, buscando excusas con ese calor. Pero lo mejor que pueden hacer es no luchar contra ellos, ni siquiera darles importancia ni intentar quitárlos, porque se obsesionarán más", cree Luis.

Para ello, hay técnicas previas, como lo que llaman hipnosis, con la que se consigue "sugestionar al cuerpo para que se acostumbre a ese calor"; también los llamados rituales, "con los que se evitarán los comportamientos compulsivos o repetitivos".

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.com.mx/deportes/noticia/open-australia-tenis-politica-temperaturas-calor-extremo-11257/0/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR